Querétaro, Qro. La industria aeroespacial es una de las actividades más impactadas tras la pandemia de Covid-19, previendo que la recuperación de este sector se materialice en un plazo de tres o incluso hasta 10 años, expuso el director general del Aeroclúster de Querétaro, José Antonio Velázquez Solís.

Ante los efectos del 2020, durante el año en curso el clúster se centra en desarrollar estrategias para fortalecer a las startup, así como pequeñas y medianas empresas (pymes) para robustecer las capacidades de sus equipos de trabajo e incentivar que diversifiquen su actividad hacia el área de defensa.

“Sin duda la industria se impactó fuertemente el año pasado. Este año trabajamos para apoyar a las startup y pymes en dos puntos: fortalecer el talento con el que cuentan y apoyar la diversificación en temas como incursión en programas de defensa; el desarrollo de ejercicios de inteligencia colectiva para el plan de recuperación a los próximos años”, refirió.

Frente a los retos que tiene la industria, a nivel local se presentó el proyecto Desarrollo y fortalecimiento de capacidades en materia de comercio exterior, que tiene como objetivo abonar a agilizar el proceso de recuperación de este sector productivo.

La iniciativa la coordinan el clúster y la Secretaría de Desarrollo Sustentable (Sedesu), con el propósito inicial de promover el comercio internacional de las empresas que integran el clúster, así como de sus proveedores, generando una industria más competitiva ante el mercado exterior.

“La industria aeroespacial es una industria global que evidentemente tuvo un impacto importante, lo que esperamos es que la recuperación tome entre tres y 10 años, esto de acuerdo con reportes globales. Lo que estamos haciendo es abrir nuevas oportunidades, con iniciativas como ésta, apoyadas por la Sedesu para fortalecer este crecimiento y apoyar la recuperación en el menor tiempo posible”, comentó José Antonio Velázquez.

La industria instalada en Querétaro tiene un amplio potencial para exportar piezas y servicios que actualmente desarrolla, como la manufactura de aeroestructuras, arneses eléctricos, así como servicios de mantenimiento y reparación de piezas y aeronaves, entre otros.

Presencia internacional

Querétaro, expuso el directivo, es el tercer estado del país con mayor presencia de industria aeroespacial; actualmente, 90% de las empresas del clúster exportan y del total de ventas al exterior 60% están dirigidas hacia Estados Unidos y Canadá.

El presidente del Aeroclúster, Juan Carlos Corral Martín, destacó que participar en el comercio exterior es elemental para las pymes que deseen ser proveedoras en la industria aeroespacial.

Tratados comerciales, área de oportunidad

La directora de Apoyo a Pymes en la Sedesu, Deborah Alcocer, puntualizó que hay retos para ampliar la internacionalización de las empresas; sin embargo, destacó que se cuenta con al menos 13 tratados comerciales que México tiene signados con el exterior, mismos que pueden ser explotados en el proceso de recuperación económica de las empresas.

Con esta iniciativa se busca incrementar la competitividad del sector, teniendo como antecedente la participación que tiene el estado de Querétaro en el flujo del comercio internacional y entorno a la actualización de diversos tratados comerciales, indicó el titular de la Sedesu, Marco Antonio Del Prete Tercero. 

En México, de cada 100 micro, pequeña y mediana empresa, sólo cuatro participan en cadenas globales de valor, indicador que da cuenta de los retos que tiene el país en potenciar su participación en el mercado exterior; la falta de información y exceso de trámites son algunos de los motivos que merman su internacionalización, aseguró el líder del proyecto, Juan Díaz Mazadiego.

La modernización de tratados, dijo el experto, es otro de los motivos por los que se busca capacitar a las pymes aeroespaciales, ante la renovación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá, del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica y el Tratado de Libre Comercio entre México y la Unión Europea.

Estas actualizaciones, ahondó, traen retos para el sector aeroespacial en cuanto al cumplimiento de conceptos laborales, ambientales, además de posibilidades para incursionar en el segmento de defensa y tecnología aeroespacial.

El proyecto consta de tres fases: primero, un diagnóstico sobre las problemáticas y necesidades para cumplir con los programas de fomento de las exportaciones y con los tratados internacionales; segundo, talleres sobre los cambios en las obligaciones y compromisos en tratados, además de un taller sobre programas de promoción al comercio exterior; y tercero, consultoría a empresas y consultoría especializada en determinación de origen.

estados@eleconomista.mx