Los hoteleros organizados de la Riviera Maya se pronuncian a favor un diálogo para consensuar una reforma al outsourcing que no prohíba esta modalidad de contratación, sino que la regule en beneficio de los trabajadores y las empresas.

El presidente de la Asociación de Hoteles de la Riviera Maya (AHRM), Toni Chaves aseguró que la postura de la agrupación siempre será la búsqueda del diálogo y consensos con las autoridades gubernamentales para alcanzar acuerdos.

“La asociación considera que más que prohibir la operación de estas empresas externas será necesario regular el buen funcionamiento de estos medios de subcontratación para que cumplan todas sus obligaciones legales, fiscales y laborales respetando los derechos de los trabajadores sin que ello implique prohibir esta figura”, comentó el dirigente hotelero.

Al igual que otros organismos empresariales como la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) y el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), la AHRM considera primordial la necesidad de debatir y analizar los beneficios y los riesgos que conlleva la aplicación de esta iniciativa a fin de encontrar los equilibrios necesarios para no afectar la operación de las empresas y la apertura de más fuentes de empleo y por otro lado, vigilar el respeto a los derechos laborales del personal contratado. “Estamos a favor del cumplimiento de la ley y de las prácticas laborales justas y equitativas, pero sin afectar a las empresas”, insistió Toni Chaves.

Recordó que la semana pasada el presidente de México Andrés Manuel Lopez Obrador presentó una iniciativa de ley que propone penas corporales y multas a aquellos patrones que utilicen el outsourcing, práctica laboral que implica contratar a través de una empresa externa y de manera “indirecta” los servicios de uno o varios trabajadores, lo cual es “preocupante”, si no se toma en cuenta la participación de las empresas en esta reforma, dijo.

La semana pasada, el presidente de la Asociación de Hoteles de Cancún, Isla Mujeres y Puerto Morelos, Roberto Cintrón Gómez, dijo en entrevista que la regulación al outsourcing presentada por el actual gobierno federal obligará a que muchas empresas en Quintana Roo regresen a los esquemas tradicionales de contratación, pues reconoció que muchos hoteles operaban bajo esta modalidad.

Aunque las cámaras empresariales no llevan el conteo del número de empresas que operan bajo este esquema, Cintrón Gómez reconoció que Quintana Roo está situado a nivel nacional como el estado con mayor número de pagadoras instaladas, por lo que consideró que este fenómeno ha tenido un impacto no sólo en las condiciones laborales de miles de trabajadores del sector servicios, sino en la recaudación de impuestos a nivel estatal.

“Es un tema en el que las empresas que estaban laborando bajo este esquema de pagadoras tienen forzosamente que regresar al esquema tradicional; las finanzas del Seguro social se han visto en gran medida afectadas por este tipo de esquemas; la vivienda para trabajadores también, la seguridad social; la atención médica de calidad por falta de recursos”, reconoció el líder hotelero.

La entidad con más terciarización

Quintana Roo figura a nivel nacional como la entidad con mayor porcentaje de trabajadores contratados bajo el esquema outosurcing o subcontratación, con 33% del total de su personal ocupado, seguido de Baja California Sur con 23% y la Ciudad de México 19%, según el diagnóstico IMCO, la Subcontratación y sus Implicaciones en México.