Con el fin de que Hidalgo pueda superar la crisis derivada de la pandemia, y también en el marco de los recientes resultados del Indicador de Recuperación Económica Estatal del Imco (la entidad es la cuarta con menor afectación económica por el Covid-19, con una recuperación de 97%), el estado generó para este 2021 un paquete de reactivación con una bolsa de 30,000 millones de pesos, aseguró el secretario de Política Pública, José Luis Romo Cruz.

En entrevista con El Economista, detalló que este programa se llama Hidalgo+Fuerte, cuyo monto destinado equivale a más de la mitad del presupuesto estatal. Las metas son: crear más de 20,000 empleos y consolidar la diversificación económica; esta estrategia está alineada a los diferentes escenarios que se pueden detonar en cuanto al semáforo epidemiológico, ya sea rojo o verde.

“El gobernador Omar Fayad Meneses lanzó el programa de Hidalgo+Fuerte, que es una política pública ambiciosa. Si lo ponemos en perspectiva de lo que han presentado otros estados, pues es uno de los más ambiciosos en términos de lo que está cubriendo y en lo que está invirtiendo, en términos muy generales son 30,000 millones de pesos alineados a la reactivación económica”, acentuó.

“Son 30,000 millones de pesos en un presupuesto menor a los 60,000 millones que tiene el gobierno del estado; es más de la mitad de un ejercicio presupuestal, de ese tamaño es el nivel de responsabilidad que se tiene en este programa de recuperación”, destacó.

Romo Cruz manifestó que se pretende generar los 20,000 empleos en doce meses, a fin de reducir la proyección original del periodo de recuperación, que era de cinco a seis años.

“Esta estrategia tiene dos objetivos, reactivar la economía y minimizar el impacto de la pandemia en los bolsillos de los hidalguenses. La perspectiva no es sólo apoyar a la economía en este momento, sino sentar las bases de un crecimiento acelerado en los siguientes meses”, reiteró.

Ejes

Sobre los ejes que conforman el programa Hidalgo+Fuerte, el secretario precisó que son cuatro: el primero es la atracción de inversión privada para detonar las industrias de valor agregado, donde la meta es que en estos 12 meses lleguen a la entidad 10,000 millones de pesos, generando 9,000 empleos.

Para poder cumplir esta meta de inversión privada se realizan cuatro acciones: la primera consiste en la aplicación de una política pública de trámites simplificados para la llegada de nuevos parques industriales, “los permisos ahora se están dando en un periodo de 15 días, siendo que antes tardaban hasta más de seis meses; mientras que la segunda acción parte de la Agencia Estatal de Energía de Hidalgo”.

“Estamos dándoles seis meses gratis de energías renovables a todas las industrias que lleguen al estado, y posteriormente les estamos dando montos menores en los costos de energía, también estamos dando facilidades para que se hagan sistemas de autoconsumo. Nosotros preferimos que las empresas que lleguen hagan ajustes económicos en los temas de energías que en el personal, que se evite así la reducción”, expuso.

Las otras dos acciones de este primer eje son: facilidades para los desarrolladores de parques industriales en cambio de uso de suelo y gestión de factibilidades; así como la apuesta para generar un clúster farmacéutico, donde se busca generar toda una cadena de valor de nuevos empleos especializados y bien remunerados en un sector de alto crecimiento.

El segundo eje es el de inversión en infraestructura pública para la competitividad, “esto lo han hecho en varios estados, lo que traemos es una bolsa de 9,776 millones de pesos para detonar una serie de obras”.

Entre los proyectos estratégicos destacan la carretera Cerro Colorado-Zacualtipán, la carretera Real del Monte-Huasca, el distribuidor Vial Crucero de Acatlán y el distribuidor Vial La Joya-Tulancingo.

El tercer eje es economía familiar, donde se destinan 2,400 millones de pesos para apoyos sociales y de desarrollo económico; por ejemplo, de este monto, se están dando 254 millones en becas para los estudiantes y 118 millones en apoyos directos al campo.

El cuarto eje consiste en el fortalecimiento de las empresas locales, con una bolsa de 900 millones de pesos.

Precisamente, 250 millones de pesos son para créditos y se creó, a la par, el Consejo Estatal para la Recuperación Económica, que se encuentra integrado por empresas, academia y gobierno y cuyo objetivo es generar más estrategias integrales, “por ejemplo se está atendiendo al sector terciario (servicios y comercios), que ha sido el más vulnerable en esta crisis”. 

estados@eleconomista.mx