Fitch Ratings afirmó la calificación en escala nacional de largo plazo del municipio de Tonalá, Jalisco, en “BBB-(mex)” y modificó la perspectiva crediticia a Positiva desde Estable.  

“La calificación considera el proceso que está llevando a cabo la administración municipal para renegociar su financiamiento, buscando, entre otros objetivos, lograr un perfil de amortización con mayor dispersión en la vida del crédito”, precisó la agencia.  

En un reporte enviado a la Bolsa Mexicana de Valores, la calificadora explica que históricamente, los indicadores de servicio de deuda sobre ahorro interno de Tonalá en el 2018 con 92.4%, han sido unos de los más elevados del Grupo de Municipios Calificados por Fitch en México (GMF). En opinión de la calificadora, de lograrse mejores condiciones de amortización, se podrían obtener indicadores más holgados que reduzcan la percepción de riesgo de la entidad. 

“A diciembre del 2018, el saldo insoluto del crédito con Banorte reestructurado en el 2014, fue de 892 millones de pesos, lo que representó 3.8 veces el ahorro interno (teniendo en cuenta una liquidez irrestricta de 42 millones). Por su parte, el servicio de deuda consumió más de 90% de la generación operativa”, indicó Fitch.0 

Asimismo, para el cierre del 2018, la posición de liquidez fue inferior a la exhibida en el 2017. El saldo en caja en el 2018 fue cercana a 47.6 millones de pesos, mientras que un año antes fue de 64.8 millones. El pasivo circulante tuvo una ligera disminución a 188.8 millones en el 2018 desde 190.3 millones en el 2017. 

“La mayor parte de este pasivo corresponde a aportaciones de seguridad social pendientes de realizarse al Instituto de Pensiones de Jalisco. Dentro del pasivo circulante se encuentran reportadas las retenciones a los trabajadores pendientes de giro, pero no las aportaciones patronales pendientes por casi 80 millones de pesos”, añadió. 

Por otro lado, la estructura de ingresos fiscales ordinarios (IFO) de Tonalá refleja una dependencia elevada de las transferencias de niveles superiores de gobierno (72% en promedio en los últimos cinco años), compuestas casi en su totalidad por las participaciones y aportaciones provenientes de la Federación.  

Esta situación es estructural para la mayor parte de los subnacionales en México, especificó que en el período del 2014 al 2018, los IFO de la entidad registraron una tasa media anual de crecimiento de 9.8%, impulsada mayormente por un aumento promedio de 9.7% en las participaciones federales. 

[email protected]