Nuevo Laredo.- La presa Venustiano Carranza, en el municipio de Anáhuac, está al 120% de su capacidad, por lo que las autoridades analizan realizar una inundación controlada, que causará severos daños a la agricultura, pero pondrá a salvo a la población.

En entrevista para Radio Fórmula, el presidente municipal de Anáhuac, en Coahuila, Santos Javier Garza García, infomó que la presa tiene una capacidad para 1,320 millones de metros cúbicos, sin embargo, debido a las intensas y persistentes lluvias, ahora se encuentra con más de 1,400 millones de metros cúbicos de agua.

Hasta el momento, las autoridades han abierto 18 de las 26 compuertas para liberar el líquido, sin embargo, analizan abrir todas para quitar presión, no obstante, ello tendría un severo daño en las 19,000 hectáreas de agricultura que hay en la región

Sería un severo daño a la agricultura, pero la población estaría a salvo. Sería una inundación con agua controlada, contra una descontrolada , dijo el alcalde.

Ponen a población a salvo

Las autoridades están evacuando a unos 18,000 habitantes, tras la apertura de una presa desbordada por las lluvias que provocó la tormenta Alex.

"Las autoridades han tomado la determinación de evacuar a todos los habitantes del municipio para garantizar su seguridad", reportó en su página electrónica el municipio de Anáhuac, en el estado de Nuevo León.

Los aproximadamente 18,000 habitantes de Anahuac empezaron a ser desalojados en la madrugada del martes después de la apertura de las compuertas de la presa Venustiano Carranza -ubicada en Coahuila.

Otras ocho presas están cerca de su máxima capacidad según reportes de autoridades de Tamaulipas, también fronterizo con Estados Unidos.

Las autoridades decidieron el trasvase de agua de la presa de La Amistad (Coahuila) hacia la de Falcón (Tamaulipas) a través del Río Bravo.

Por ello este río, que marca parte de la frontera entre México y Estados Unidos, ya ha aumentado su nivel en algunas zonas de la ciudad limítrofe de Nuevo Laredo (unos 355.000 habitantes), desde los habituales 65 centímetros de altura a 4 metros y se espera que pueda llegar en las próximas horas hasta los 10, según Ernesto Rivera, titular de Protección Civil en Nuevo Laredo.

KLM/ apr