Dado que la trata de personas ocupa el segundo lugar en cuanto a aportación de recursos ilícitos tan sólo detrás del tráfico de drogas, el Congreso del estado de Querétaro aprobó reformas a los códigos Penal y de Procedimientos Penales, con el objetivo de castigar con penas que van de los siete a los 38 años de prisión a quienes cometan delitos de explotación sexual, comercial, infantil, rapto, trata de personas y violación, entre otros.

Los funcionarios públicos que cometan abuso sexual contra menores de edad o contra menores incapacitados podrían alcanzar la pena máxima, expuso en entrevista el diputado priísta y autor de las modificaciones, Luis Antonio Macías.

Las niñas, niños y mujeres en condiciones de pobreza son las víctimas más vulnerables, a grado tal que en ocasiones prefieren continuar como esclavos sexuales o de otra índole, antes que regresar a la pobreza, dijo el diputado panista Marcos Aguilar.

En la sesión de pleno, 23 de los 25 diputados aprobaron reformar el artículo 151 del Código Penal que impondrá penas de 10 a 18 años de prisión y de 100 a 350 días de multa a quien capte, reclute, enganche, traslade, entregue o reciba a una o varias personas a través del engaño, la violencia física o moral, privación de la libertad, el abuso de poder o el abuso de una situación de vulnerabilidad.

VIOLENCIA SEXUAL

En México, cada cuatro minutos se comete una violación sexual en contra de una mujer entre los 10 y los 20 años, argumentó la legisladora de Acción Nacional, Micaela Rubio Méndez.

Con la modificación al artículo 161 del Código Penal estatal será sancionada de ocho a 20 años de prisión a aquella persona que realice cópula con una persona menor de 12 años o introduzca por vía anal o vaginal cualquier objeto o instrumento distinto del órgano sexual masculino en una persona menor de 12 años.