En el primer trimestre del año, sólo cuatro entidades del país registraron una participación del rubro de nuevas inversiones mayor a la mitad de Inversión Extranjera Directa (IED) captada por cada una; este tipo de capital extranjero fomenta el desarrollo productivo de los sectores económicos.

Según datos de la Secretaría de Economía, a nivel nacional, el porcentaje de este tipo de inversión aportó 14.4% del total de IED (9,502.4 millones de dólares); en el mismo periodo del año anterior, el coeficiente fue de 21.6%, disminución que evidencia el escenario de indecisión.

La incertidumbre económica que produce el periodo electoral y la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte es el principal factor que interviene en el comportamiento de la IED, “es importante mencionar que a pesar de que los flujos se han mantenido constantes la llegada de nuevos capitales está pausada debido a que la rentabilidad de las inversiones depende de variables como el tipo de cambio y las políticas de comercio exterior”, mencionó Kristobal Meléndez Aguilar, analista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

La IED se compone de tres cuentas principales: nuevas inversiones, reinversión de utilidades y cuentas entre compañías.

Campeche, Tabasco, Baja California Sur y Quintana Roo fueron los estados que presentaron una relación mayor a 60% de las nuevas inversiones respecto al total en los primeros tres meses del 2018; destaca que estos territorios mostraron flujos negativos en cuentas entre compañías.

Encabeza la lista Campeche, entidad que captó 3.4 millones de dólares de IED, que se compuso de 10.2 millones de nuevas inversiones (por ello da una participación de 298.0%), 16.0 millones de reinversión de utilidades y -22.8 millones de cuentas entre compañías.

“En Campeche hubo un desarrollo portuario, innovando e impulsando la infraestructura, con el fin de ampliar y diversificar las captaciones, no sólo para mejorar la industria petrolera, también para fomentar la llegada de capitales en otras actividades económicas”, dijo Héctor Magaña Rodríguez, coordinador del Centro de Investigación en Economía y Negocios (CIEN) del Tecnológico de Monterrey.

Tabasco, en segundo lugar recibió 185.5 millones de dólares, monto del cual 94.2% perteneció a nuevas inversiones; destacan -35.8 millones en  cuentas entre compañías. El flujo negativo en este rubro se refiere a préstamos de las filiales a las matrices en el exterior o adelantos de pagos de las filiales a sus matrices.

“Los nuevos capitales fueron impulsados por políticas de comercio dirigidas al sector petrolero del estado, especialmente de empresas consultoras de la industria, no tanto de firmas para la extracción y producción de hidrocarburos”, añadió el especialista del Tecnológico de Monterrey, Raymundo Tenorio Aguilar.

Baja California Sur captó 134.4 millones de dólares de IED en el primer trimestre del año; las entradas de nuevas inversiones alcanzaron 114.5 millones (85.2% del total), de reinversiones de utilidad 20.8 millones y -0.9 millones por cuentas entre compañías.

“La demanda turística ha generado una necesidad de inversiones sobre todo en los sectores de construcción hotelera, de restaurantes, así como en infraestructura carretera, además de otros servicios relacionados con el turismo”, manifestó el coordinador del CIEN.

Por último, a Quintana Roo llegaron 76.2 millones de dólares de IED, compuestos por 46.8 millones en flujos nuevos de inversión (61.4%), 57.0 millones en reinversiones y -27.6 millones en cuentas entre compañías.

“Se aprovechó que se tenían políticas de comercio exterior favorables que permitían conservar un tipo de cambio bajo, que atrajo inversión, porque los insumos, en especial la mano de obra, eran baratos”, mencionó el analista del CIEP.

Fuerza capitalina

México captó en el periodo enero-marzo del año en curso 1,370.1 millones de dólares de nuevas inversiones, cuyas entidades con mayor monto fueron la capital (29.8% del total), Tabasco y Nuevo León (ambas con 12.7 por ciento).

La entrada de recursos en la Ciudad de México es elevada debido a que es donde se concentran las bases de las empresas y donde regularmente se reciben los montos de inversión, explicó el especialista del Tecnológico de Monterrey.

“Aunque en la capital la IED abarca en su mayoría servicios financieros y captación de recursos, se registran como entradas todos los recursos que se hacen en las sedes administrativas para ejecutar la operación en otros estados”, añadió.

Los menores montos se dieron en Guerrero (4.5 millones de dólares), Durango (3.9 millones), Morelos (3.4 millones), Zacatecas (2.1 millones) y Tlaxcala (1.1 millones).

Últimos lugares

En contraparte, las entidades que exhibieron coeficientes menores a 5% de nuevas inversiones respecto a la IED en los primeros tres meses fueron Hidalgo (4.9%), Querétaro (4.8%), Chihuahua (4.7%), Puebla (3.2%), Zacatecas (2.9%) y Tlaxcala (1.3 por ciento).

Meléndez Aguilar indicó que Hidalgo experimenta un rezago para atraer inversiones, ya que no impulsa el comercio exterior como los territorios de la frontera norte y los que ostentan redes de distribución, además del rezago en los últimos años en manufacturera.

“Otro de los retos que enfrenta el territorio hidalguense es la competencia de las entidades vecinas, en especial el Estado de México, por la composición de su actividad económica y la cercanía con la capital del país”, ahondó Tenorio Aguilar.

Señaló que en el caso de Querétaro, “el estado recibió en los años previos niveles gigantescos de IED en los sectores automotriz y aeroespacial, los cuales no pueden mantenerse por periodos largos, pero que siguen siendo significativos para el dinamismo de los mismos”.

Precisó que Puebla expresa temporalidad en la llegada de capitales, como Querétaro, por lo que enfrenta un ajuste de inversiones.

Para Zacatecas, Kristobal Meléndez destcaó que se han impulsado políticas de control a la migración con una importante inversión social, “aunque los efectos de dichos programas aún no se ven reflejados”.

Magaña Rodríguez aclaró que en Tlaxcala “la situación es que no se han generado estrategias claras, ni políticas que reactiven el comercio exterior, lo que hace que el estado no tenga cualidades que lo hagan atractivo para los extranjeros”.

estados@eleconomista.mx