Querétaro, Qro. Ante el curso del último trimestre, empresas locales avizoran un complejo cierre de año, motivado por los efectos que a lo largo del 2020 ha generado la pandemia de Covid-19, así como la falta de incentivos gubernamentales para dinamizar su actividad.

La presidenta del Centro Empresarial Querétaro de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Lorena Jiménez Salcedo, expuso que el escenario es difícil para las micros, pequeñas y medianas empresas (mipymes), que soportan gran parte de la actividad productiva del estado, y que se han visto mermadas por los efectos económicos de la pandemia.

Para las mipymes no se han generado programas federales que alienten su operatividad en medio de la crisis, a excepción de algunas iniciativas en lo local.

“Definitivamente no será un año como lo habíamos visto antes, son demasiados temas los que están sucediendo al mismo tiempo, que lo hacen un año muy complejo, Querétaro ha contado con un comportamiento muy diferente a otros estados, pero aquí la situación económica es generalizada”, expuso.

La falta de incentivos para soportar la subsistencia de las mipymes está obligando a que haya empresas que están cayendo en la informalidad.

Jiménez Salcedo añadió que entre el empresariado aún persiste un escenario de incertidumbre frente a los daños económicos y productivos que ha dejado la pandemia.

La puesta en marcha del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), agregó, podría ser un aliciente para la reactivación económica de la industria manufacturera, que tiene una importante presencia en la conformación de la economía queretana.

Inviable regresar al confinamiento

Ante el riesgo de que el estado regrese al confinamiento, como lo han alertado autoridades federales, al detectar indicios de rebrotes, resulta inviable económicamente que la entidad pare actividades nuevamente, refirió la presidenta estatal de Coparmex.

“Ojalá no regresemos, regresar ahorita al semáforo rojo lo veo muy complejo, que la gente se vuelva a guardar porque ya estamos viendo el tema económico, el año que entra va a haber todos los estragos que pasamos este año, regresar al semáforo rojo sería muy lamentable para la situación económica del país (…) Por supuesto que no es viable para nadie el frenar la economía, por supuesto que no es viable el confinamiento, es un tema de consciencia, de que tenemos una responsabilidad compartida”, señaló.

Retornar a la inactividad, añadió, generaría un fuerte riesgo operativo para las empresas que ya resintieron la parálisis del segundo trimestre del año.

“El riesgo es muy grave (…) México es un país que no puede detenerse, somos muchos mexicanos, la cantidad de personas de la población económicamente activa que está en la informalidad está aumentando y no hemos tenido ningún tipo de estímulo, ni apoyo, ni de todas las decisiones que se han hecho, de rescatar el empleo que es lo más importante. No ha habido este fortalecimiento, no han habido estos estímulos. Haría más daño un confinamiento en materia económica”, acotó.

Al respecto, el sector comercio también visualiza graves afectaciones si el estado regresara a confinamiento. De acuerdo con el presidente de la Cámara Nacional del Comercio, Servicios y Turismo en Querétaro, Carlos Habacuc Ruiz Uvalle, la mayoría de los comercios agudizarían sus crisis económicas, ya que actualmente viven las afectaciones generadas durante los primeros meses de pandemia, propiciando que la mayoría de comercios quede en condiciones de quiebra.

estados@eleconomista.mx