La economía del Bajío es de las más fuertes del país, inclusive presenta mayor dinamismo que la frontera norte, debido al desarrollo fabril impulsado principalmente por la industria automotriz de la región, que a su vez jala a los sectores de la construcción y de servicios.

En los primeros tres trimestres del año pasado la actividad económica de esta zona aumentó 4.7% a tasa anual, frente a 4.5% del mismo periodo del 2016. Esta tendencia de aceleración se debió a que todos sus integrantes presentaron incrementos superiores a 4.0%; en los últimos seis años el Bajío exhibe un crecimiento promedio anual de 5.0%, mientras la frontera norte, de 3.1%, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

El conjunto de industrias manufactureras contribuye con 27.1% del Producto Interno Bruto (PIB) regional. Este indicador, en el lapso de análisis del 2017, obtuvo un ascenso anual de 5.9%; de hecho, supera el umbral de 5.0% desde el 2014.

Para este año, Citibanamex pronostica un incremento superior a 4% para las entidades que integran el Bajío: Aguascalientes (5.6%), Querétaro (4.9%), Guanajuato (4.3%) y San Luis Potosí (4.2%), según el documento Crecimiento del PIB estatal 2017-2018.

Guillermina Rodríguez Licea, coordinadora de Estudios Económicos de Citibanamex, destacó que Aguascalientes y Guanajuato mostraron el mayor crecimiento económico al cierre del tercer trimestre del 2017, por lo que se prevé que sus economías sostengan una tendencia positiva para este 2018.

“En la región hay un crecimiento sólido aunque se han tenido altibajos, pero las entidades que conforman el Bajío tienen crecimientos de más de 4% en el 2017 y creemos que ese ritmo se mantendría pero con una ligera moderación durante el 2018”, dijo.

La especialista resaltó que a pesar de que aún se desconozca qué ocurrirá con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, sigue el ritmo de crecimiento manufacturero, el mercado doméstico se consolida y la construcción contribuye de forma importante. Tal es el caso de Querétaro, donde su economía se ha fortalecido internamente.

“La demanda de Estados Unidos sigue creciendo y no ha habido algún cambio por parte del comercio; también la consolidación del mercado interno que han tenido estas entidades del Bajío. Son estados que están equilibrados en sus motores de crecimiento, tanto el motor externo, como son las exportaciones, como el mercado interno han presentado un impulso”, enfatizó.

Aguascalientes, explicó Guillermina Rodríguez, ha consolidado el sector servicios y en el 2017 mostró un incremento importante y “parece que esto también va a dominar el 2018, por toda la dinámica manufacturera”.

Esta condición, afirmó, ya se replica en Querétaro y probablemente le sigan San Luis Potosí y Guanajuato a este comportamiento.

En el 2017, el valor manufacturero del Bajío fue por 785,933.4 millones de pesos, monto del cual el subsector de equipo de transporte aportó 51.7% del total.

Capítulo superado

Aunque en San Luis Potosí registró una cancelación importante para el sector automotriz en el 2017, haciendo referencia la analista al caso de Ford, ha habido otro tipo de inversiones vinculadas a la industria en maquinaria y equipo que detonaron la economía.

Si bien el territorio potosino se incorporó un poco tarde al dinamismo económico que presentan las otras entidades, detalló la coordinadora de Estudios Económicos de Citibanamex, se está recuperando y continuará en el 2018 con una tendencia positiva.

De acuerdo con información del gobierno estatal, algunas empresas que arrancaron operaciones entre el 2017 y lo que va de este año son el centro de entrenamiento de BMW, Constellium Automotive y Zeon Kasei México, que en conjunto representan una inversión de 30 millones de dólares.

Previamente, el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación en San Luis Potosí, Raúl Martínez Jiménez, puntualizó que la entidad alcanzó un crecimiento manufacturero de 24% real anual el año pasado, por lo que el caso de Ford ya pasó.

Refirió que finalmente el estado miró con buenos ojos la cancelación del proyecto y ahora están en búsqueda de una inversión que se pueda instalar en el terreno que estaba destinado a la estadounidense.

Consolidación

Rodríguez Licea indicó que para Guanajuato el sector automotriz es uno de los más importantes, pero hay industrias que se han desarrollado lentamente hasta consolidarse, por ejemplo, química, alimentos y bebidas, que poco a poco han tomado relevancia en la entidad.

“El automotriz es el sector más importante pero hay otros de menor tamaño que continúan”, expresó.

Al respecto, el secretario de Desarrollo Económico Sustentable, Guillermo Romero Pacheco, informó que turismo junto con manufactura y alimentos se han convertido en fuertes sectores generadores de inversión e ingresos para el estado, así como también el apartado de cuero, calzado y proveeduría.

Coincidió que el sector químico también presenta una gran participación, principalmente en la rama de cuidados; además del cerámico, que tiene una presencia fuerte en lo que tiene que ver con la construcción de vivienda y edificios, básicamente.

[email protected]