En agosto del 2015, el gobierno del Estado de México anunció que se construiría un parque temático llamado Minimundos y en febrero del año pasado, inició los trabajos en un terreno de vocación industrial, que antes era de Caminos y Puentes Federales y que está ubicado junto a la planta de distribución de Gas de Tlalnepantla.

Ahora la empresa y el gobierno están en medio de una disputa legal, en la que deberán comparecer autoridades federales como la Comisión Reguladora de Energía (CRE), la Agencia Nacional de Seguridad Industrial y de Protección al Medio Ambiente del Sector Hidrocarburos (ASEA) y la Secretaría de Energía (Sener).

José Tzirancámaro Figueroa Aeyón, representante legal de Gas de Tlalnepantla, aseveró que el parque se hizo dentro del polígono de seguridad de la planta y desde su punto de vista, la ASEA debe intervenir para revisar que éste se respete.

Sin embargo, consultada al respecto, la respuesta oficial de la ASEA es que, desde su perspectiva y con base en el Artículo 84 de la Ley de Hidrocarburos, la responsabilidad sobre las distancias entre la planta y cualquier otra instalación es una tarea de la CRE, no de la Agencia.

Sujeto regulado

Los voceros de la ASEA explicaron a El Economista que su trabajo sería sancionar si la planta se estuviera construyendo junto a otra instalación, no al revés, porque el sujeto regulado es la empresa.

Lo que están construyendo es un parque junto a una planta de distribución de gas LP, en ese sentido, los responsables de hacer ese proceso son el gobierno del Estado de México y el municipio de Tlalnepantla, que son los que están a cargo de los permisos de uso de suelo.

En lo que concierne a las actuales instalaciones de la planta de Gas de Tlalnepantla y a los informes que se tienen sobre la empresa, ésta no tiene problema alguno relacionado con su operación y no hay razones de seguridad para tener que cerrarla. Más aún, las consultas que se hagan al respecto tendrán como resultado que para la ASEA cumplen las normas de seguridad.

Los voceros de la Agencia descartaron que haya un vacío legal con respecto al tema de los polígonos de seguridad, ya que tras la reforma energética quedaron claras las atribuciones de cada ente y el ámbito de los regulados.

Agregaron que, en este caso, para la ASEA la planta cumple con las normas, y que el tema de las distancias corresponde a la CRE.

En todo caso, destacaron, el permiso de la planta, la instalación y operación de la misma son acciones previas a la construcción del parque, lo que significa que tienen derechos ganados con anterioridad.

Figueroa Aeyón indicó que esperan una respuesta legal a la demanda de nulidad que iniciaron el 2 de enero pasado contra Sener, CRE y ASEA para que intervengan y revisen que las instalaciones del Parque Temático se ubicarían a 40 metros.

La planta tiene un proceso judicial abierto para defender su integridad jurídica; un juicio de amparo para evitar que se vaya a expropiar una parte de la planta, tal como pretendieron hacer el año pasado el municipio y el gobierno estatal.

luis.carriles@eleconomista.mx