Querétaro, Qro. La crisis económica que genera la pandemia de Covid-19 incidiría en un alza en el comercio informal del estado.

Tras casi un año de la pandemia, en la entidad se observa una tendencia creciente en la informalidad, destacó el presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco Servytur) en Querétaro, Fabián Camacho Arredondo.

El desempleo es uno de los motivos que, manifestó, ha llevado a que cada vez más personas opten por establecer un pequeño comercio para generar una nueva entrada de recursos; aunado a aquellos casos en los que la inestabilidad en ingresos propicia que unidades económicas transiten de la formalidad a la informalidad.

Antes de la pandemia la cámara reportaba que 30% de las unidades operaba en la informalidad, casi uno de cada tres negocios, cifra que podría elevarse.

Entre los 20,000 comercios afiliados a Canaco, 8% (1,600) dejó de demandar los servicios de gestoría de la cámara para renovar licencias de funcionamiento, debido a que 50% (800) cerró y el otro 50% pasó a la informalidad.

“Reconocemos que se ha disparado la competencia desleal y que responde a diversos factores. Tiene que ver con que muchos de los comerciantes que cumplían con la formalidad la crisis les ha impactado y han tenido imposibilidad de cubrir estos costos y con el ánimo de seguir teniendo patrimonio se lanzan al ejercicio de la informalidad”, apuntó Camacho Arredondo.

Ante este panorama, resulta necesario que las instancias gubernamentales estatal y municipales hagan una reingeniería en materia de mejora regulatoria, con la finalidad de flexibilizar los requerimientos y costos de los procesos de regularización, añadió.

Fabián Camacho expuso que aunque operar en la informalidad representa una competencia desleal, se debe privilegiar el desarrollo de acciones para que transiten a la formalidad.

Mejora regulatoria

Las condiciones actuales generan un escenario oportuno para propiciar cambios en materia de mejora regulatoria, debido a que antes de la pandemia cumplir con tramitología ya representaba un desafío, situación que se dificulta en torno a los estragos que deja la contingencia sanitaria.

El empresario instó a que se generen alternativas que permitan aumentar la formalidad y con ello mantener la competitividad del estado, puesto a que a este escenario se suma la creciente permanencia del comercio electrónico, vertiente comercial que presenta lagunas regulatorias.

De acuerdo con el Censo Económico del 2019, en Querétaro radicaban 115,532 establecimientos: 47.1% (54,416) informales y 52.9% formales (61,116), detalla el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

El total de establecimientos identificados en la entidad emplean a cerca de 833,477 personas, 90.3% labora en negocios formales y 9.7% en unidades informales.

estados@eleconomista.mx