Guadalajara, Jal. Debido a la restricción en la movilidad y las afectaciones económicas que trajo consigo la pandemia de Covid-19, en el 2020 hubo “afectaciones severas” a la industria turística de Jalisco que reporta un desplome en afluencia de visitantes, ocupación hotelera y derrama económica.

El presidente de la Asociación de Hoteles de Jalisco, Juan Carlos Mondragón Castañeda, con base en estadísticas de la Secretaría de Turismo de Jalisco (Secturjal), indicó que la ocupación hotelera en el estado cayó 37%, mientras el número de turistas disminuyó 62% y la derrama económica se desplomó 58% en comparación con el 2019.

La zona metropolitana de Guadalajara, cuya fortaleza es el turismo de negocios, recibió el año pasado 7.2 millones de visitantes, cifra que supuso una caída de 56% en relación con el 2019.

En tanto, la derrama económica ascendió a 45,700 millones de pesos; es decir, registró una baja de 50.1% en comparación con el año previo, mientras el porcentaje de ocupación se ubicó en 27.5%, lo que supuso una contracción de 54.5 puntos porcentuales. 

Otros indicadores que muestran el impacto de la pandemia en este rubro son la tarifa promedio que, en la zona metropolitana de Guadalajara bajó 15% al pasar de 1,350 a 1,150 pesos en promedio, además que el sector perdió 6,379 empleos, 33% de los puestos laborales que tenía en el 2019.

Puerto Vallarta

La Asociación de Hoteles informó asimismo que Puerto Vallarta, el principal destino turístico de Jalisco, recibió el año pasado 2.5 millones de visitantes, cifra que supone un desplome de 60% en relación con el 2019.

La ocupación hotelera en ese destino de playa fue de apenas 35.3%; es decir, 51% menos que el año previo.

Los Pueblos Mágicos de Tequila, Tapalpa, Mazamitla, San Sebastián del Oeste y Mascota también reportan una caída superior a 40% tanto en afluencia como en derrama económica y ocupación hotelera.

“Las afectaciones son severas, y aunque ningún hotel ha cerrado sus puertas de manera definitiva, las operaciones de los mismos se han visto afectadas”, subrayó Juan Carlos Mondragón.

estados@eleconomista.mx