Monterrey, NL. El estado de Nuevo León fue la segunda entidad federativa con mayor reducción anual de jóvenes inscritos en el Seguro Facultativo durante el mes de enero del 2021 (incluye el programa Jóvenes Construyendo el Futuro), al disminuir 53,683 inscritos en la modalidad 32, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), respecto a los que había en el mismo mes del 2020.

La entidad fue superada por la Ciudad de México, donde la cifra de asegurados en el Seguro Facultativo registró una baja de 305,955 jóvenes en comparación con los que había en enero del 2020, indica un análisis realizado por la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) Nuevo León, con datos del IMSS.

Este seguro se ofrece de forma gratuita a los estudiantes de universidades públicas del país. A partir del 2019 incluyó a los beneficiarios del programa Jóvenes Construyendo el Futuro.

Los datos indican que sólo 13 estados registraron un aumento anual en el número de afiliados al servicio en el primer mes del 2021; entre ellos, Michoacán, con 30,284 más inscritos; Jalisco, con 20,610; Sinaloa, con 18,525 y Chiapas, con 14,627.

Al comparar los resultados de enero del 2021 con los que había en el mismo mes del 2019, cuando se incorporó el programa de Jóvenes Construyendo el Futuro, el registro al Seguro Facultativo aumentó con 584,116 jóvenes más.

Sin embargo, en el caso de Nuevo León, el diferencial también fue negativo en -42,083 durante ese periodo, es decir, ahora hay menos asegurados en la modalidad 32 de los que había en enero del 2019, a pesar de la puesta en marcha del programa de Jóvenes Construyendo el Futuro.

“En Nuevo León el programa (de Jóvenes Construyendo el Futuro) no tuvo el impacto esperado debido al bajo ingreso que ofrece, aquí los salarios son altos, por lo que si el joven que no estaba haciendo nada decidía hacerse productivo, le convenía mejor emplearse que añadirse al programa”, explicó Iván Rivas Rodríguez, director general de Coparmex Nuevo León.

Desperdicio de recursos

Rivas Rodríguez cuestionó la eficacia del mencionado programa y sugirió en su lugar adoptar el de Salario Solidario (consiste en una contribución transitoria del gobierno federal, otra del patrón y otra del trabajador) propuesto por Coparmex, para ayudar a salvar el empleo.

“Nos parece que hay un desperdicio de recursos, en su lugar y con un impacto más positivo y cuantificable podrían destinarse a los programas de Remedios Solidarios que hemos propuesto para apoyar el empleo”, destacó.

estados@eleconomista.mx