Puebla, Pue. Aunque el sur-sureste del país ha representado la alternativa de trabajo para las constructoras poblanas, aunado a que hay más apertura para ellas en obras públicas, en este año sólo lograron contratos por un monto de 50 millones de pesos, a causa de la pandemia de Covid-19, dio a conocer la Asociación Mexicana de la Industria de la Construcción (AMIC), capítulo Puebla.

Francisco Javier Tejeda Ortega, presidente local de la agrupación con 120 socios, explicó que el año pasado, el monto en proyectos realizados fue de 350 millones de pesos, donde participaron con trabajos especializados que en estados de esa región no tienen las empresas locales.

Dijo que la proyección a principios del 2020 era lograr contratos por un total de 450 millones, pero la contingencia sanitaria cambió los planes e incluso tuvieron que parar obras concretadas e iniciadas en febrero, como son tramos carreteros en Veracruz, Oaxaca y Guerrero.

Indicó que, apenas en septiembre pasado, algunos constructores locales retomaron proyectos con retrasos, y será hasta febrero próximo que puedan entregar las obras para cobrar, lo que compromete en parte las operaciones al cierre de año.

Tejeda Ortega destacó que han apostado por “mejor salir en lugar de buscar a las autoridades de Puebla, que ahora las actuales tienen más apertura para los constructores locales”, aunque la AMIC prefiere sacar mayor provecho y sin tanta competencia en otras entidades.

Refirió que en este año, además de participar en obras públicas, tenían considerado trabajar en la construcción de hoteles y fraccionamientos en Veracruz y Oaxaca, pero el sector turismo en esas zonas se vio mermado y no hay fecha para retomar los proyectos.

Puntualizó que las empresas seguirán saliendo al interior del país para tener un mayor ritmo, ya que en la entidad hay mucha competencia, sobre todo por obras públicas, las cuales siguen ganando foráneas del Estado de México y Ciudad de México.

estados@eleconomista.mx