Puebla, Pue. La Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco-Servitur) local, no ve razones para que Puebla no transite a color amarillo del semáforo epidemiológico de Covid-19 como dispuso la Federación desde el domingo y por las próximas dos semanas, ya que los establecimientos han sido responsables en cumplir con las medidas sanitarias para inhibir contagios sobre todo entre el personal.

Marco Antonio Prósperi Calderón, presidente del organismo con 7,600 socios, consideró que pasar de color naranja a amarillo permitirá incrementar al 60% las operaciones con personal, que se puede traducir en más ingresos que no han conseguido al funcionar al 30%, desde la reapertura el 7 de agosto.

Consideró que la disposición federal representa ventajas y es un indicativo de que los contagios no han aumentado, pero sobre todo los negocios han sido responsable en aplicar las medidas sanitarias.

Reconoció que hay la posibilidad de un rebrote del virus para la segunda quincena de octubre, pero que solo es un pronóstico de las autoridades estatales, esperando que no ocurra si continúa la participación social de no caer en el relajamiento y usar al menos cubrebocas, mientras que los comerciantes están cumpliendo con su parte de tener limpios los espacios.

“Si la Federación ve que la cifra de contagios en Puebla va a la baja entonces quiere decir que estamos acatando las disposiciones desde el inicio de la pandemia, a finales de marzo”, ahondó.

Crisis económica 

Prósperi Calderón dijo que los comercios anhelan poder vender más, pero están conscientes de la crisis económica que ha generado la pandemia a todos los sectores y consumidores que están cuidando el gasto.

No obstante, puntualizó que haya más apertura para los establecimientos ayudará a que incremente la clientela en comercios de ropa, zapatos, restaurantes y visitas a plazas comerciales.

Por su parte, el director de la Asociación de Centros Comerciales de Puebla (Acecop), Andrés De La Luz Espinoza, aseguró que no han tenido aglomeraciones al respetar el 30% de aforo permitido, pero sí el semáforo de Covid-19 está en amarillo, entonces es momento de dar las facilidades a los complejos.

Aunque, reconoció que las propias familias no están aún saliendo a pasear por miedo a contagiarse y por ello aún se ve poca movilidad en las plazas que tienen todas las medidas sanitarias, porque son los más vigilados por la autoridad.

Indicó que, de los 5,000 locales que agrupan entre los 69 complejos afiliados, 400 están desocupados desde julio pasado cuando se agudizó la crisis económica por la pandemia, sin tener fecha para que se vuelvan a rentar porque los negocios que salieron obedeció a que no podían pagar las rentas con bajas ventas.