Los bajos niveles de ingresos de la población ocupada y la disminución en el salario real del mercado formal fueron los principales factores que ocasionaron que en la primera mitad del año el comercio minorista, un indicador del consumo privado, desacelera a nivel nacional y cayera sólo en la región sur-sureste.

En esta última zona, a excepción de Quintana Roo y Yucatán, se agrega pérdida de trabajadores asegurados en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Así, los ingresos por suministro de bienes y servicios del comercio al por menor de México aumentaron 3.4% a tasa anual real en el periodo enero-junio del 2017, el menor nivel, para un mismo periodo, en los últimos tres años, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Las ramas de actividad del comercio minorista que registraron disminuciones fueron artículos usados (4.2%); motocicletas y otros vehículos de motor (3.8%); combustibles, aceites y grasas lubricantes (1.3%); partes y refacciones para automóviles, camionetas y camiones (1.1%), y artículos de papelería, libros, revistas y periódicos (0.9 por ciento).

Por su parte, se perdió ritmo particularmente en el consumo de artículos para el esparcimiento; ropa, bisutería y accesorios de vestir; automóviles y camionetas; muebles para el hogar y otros enseres domésticos, y productos textiles, excepto ropa. De hecho, las tres ramas con mayor aceleración fueron artículos de perfumería y joyería; mascotas, regalos, artículos religiosos, desechables y otros artículos de uso personal, así como bebidas, hielo y tabaco.

Además, si bien en el país la generación de empleo formal aceleró en el primer semestre, el salario diario asociado a trabajadores asegurados en el IMSS retrocedió 0.89% a tasa anual real y 41.5% de los ocupados percibía hasta dos salarios mínimos (4,802.4 pesos mensuales).

En la región sur-sureste, el comercio minorista presentó una reducción anual, en términos reales, de 0.9% en el acumulado a junio del 2017; la zona no exhibía una caída, para igual lapso, desde el 2009 (3.8 por ciento).

Los estados que retrocedieron en comercio al por menor fueron Campeche (10.0%), Tabasco (8.4%), Veracruz (6.2%), Guerrero (2.3%) y Yucatán (1.9 por ciento).

Oaxaca, Chiapas y Quintana Roo desaceleraron con relación a la variación anual del 2016; no obstante, estas dos últimas entidades ostentaron tasas elevadas el año pasado y el desempeño de este 2017 fue mayor que el nacional (de 45.6 a 6.3% en Chiapas y de 19.6 a 10.6% en Quintana Roo).

En trabajos asegurados en el IMSS, únicamente las economías quintanarroense y yucateca crearon lugares; y todos los territorios obtuvieron una contracción real en el salario del sector formal. El sur-sureste posee el mayor coeficiente del país de ocupados que ganan hasta dos salarios mínimos (50.7% del total de la región).

Raymundo Tenorio Aguilar, especialista del Tecnológico de Monterrey, explicó que debido a la caída en empleo, ingreso y financiamiento, derivado de la disminución de la actividad petrolera, Campeche, Tabasco y Veracruz fueron los estados con una mayor disminución en los ingresos del comercio minorista.

El retroceso en las actividades petroleras trajo un efecto dominó en algunas industrias, y esto redujo el poder adquisitivo de los ciudadanos, dejándolos con menos recursos para comprar algunos productos minoristas , afirmó Kristobal Meléndez Aguilar, analista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

Señaló que aunque en Chiapas y Oaxaca se reflejó un aumentó en el consumo, su composición a diferencia de otras entidades fue de productos agrícolas y de primera necesidad, preponderantemente.

Por su parte, Tenorio Aguilar destacó que el gasto público local también fue un componente importante en la tendencia observada en ambos casos.

En Quintana Roo, dijo, respondió a una elevada inversión en la zona hotelera, que ha fomentado un aumento en el turismo, lo cual impactó de manera positiva el consumo minorista de la entidad.

Industrias ancla

Los ingresos del comercio al menudeo reflejaron una tendencia de desaceleración den la primera mitad del 2017, aunque registraron variaciones anuales elevadas el año pasado, por lo que la base de comparación resultó alta: centro-occidente (de 19.9 a 7.8%), norte (de 19.9 a 6.0%) y centro (de 19.8 a 1.8%); sólo esta última zona estuvo por debajo del índice nacional (3.4 por ciento).

En el centro-occidente, solamente Colima aceleró (de 3.9 a 33.3% primer lugar del país ), mientras los mayores incrementos durante el año en curso se observaron en Jalisco (8.6%), San Luis Potosí (8.2%) y Guanajuato (7.4%): el comercio minorista se contrajo en Michoacán (1.9 por ciento).

En materia laboral, los estados de esta zona generaron trabajos asegurados en el IMSS en el primer semestre, además de que San Luis Potosí, Guanajuato y Aguascalientes aumentaron, a tasa anual real, su salario diario asociado. De los 12.0 millones de ocupados de esta zona, 38.2% ingresa hasta dos salarios mínimos.

El especialista del Tecnológico de Monterrey indicó que San Luis Potosí y Jalisco se beneficiaron por ubicarse en la zona más vigorosa en términos de crecimiento por las industrias ancla que hay ahí, como la electrónica y la automotriz, que representaron una mejora en los ingresos vía salarios y prestaciones, así como más créditos personales, lo cual se tradujo en un aumento del consumo privado .

Agregó que en Colima, el impulso al consumo provino principalmente de los servicios logísticos y de transporte.

Michoacán, sostuvo, respondió a que sus actividades industriales son limitadas, salvo la alimentaria, por lo que no tuvo un dinamismo como en otras entidades de la región, y lo que se reflejó en un menor nivel de consumo.

Calidad laboral

El norte tuvo parecida dinámica que el centro-occidente: menores tasas en el 2017 (frente al año pasado), pero superiores al crecimiento nacional en la mayoría de las entidades.

Así, los mayores aumentos anuales en los ingresos del comercio minorista a junio del 2017 se dieron en Baja California Sur (14.4% segundo lugar del país ), Coahuila (9.3%), Sinaloa (7.2%), Baja California (6.5%) y Sonora (6.2 por ciento).

La región norte pinta el mejor panorama del país. A excepción de Sinaloa, todos los estados de crearon empleos formales en el periodo de análisis, y en relación a la generación de plazas en el 2016, sólo Chihuahua, Durango y Baja California desaceleraron. En el salario diario asociado a trabajadores asegurados en el IMSS, excepto Nuevo León, mostraron incrementos reales. Se añade que es la zona del país con el menor porcentaje de ocupados que ganan hasta dos salarios mínimos (31.9 por ciento).

Raymundo Tenorio manifestó que a Baja California, Sonora y Coahuila les favoreció su condición fronteriza con Estados Unidos, ya que con la depreciación del peso frente al dólar en los primeros meses del año, el consumo fronterizo tuvo un impulso importante.

Otro elemento relevante fue que la mayoría de los estados que la integran contaron con un nivel de ingresos más elevados, lo cual les permitió consumir más, destacó el analista del CIEP.