Puebla, Pue. La Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) exigió a las autoridades municipales de Puebla y San Andrés Cholula, donde se encuentran distribuidos los siete corredores gastronómicos, para que retiren a los puestos de comida, mientras establecimientos están cerrados por el Covid-19.

Olga Méndez Juárez, presidenta del organismo, dijo que mientras los más de 250 socios en esas zonas siguen cerrados desde el 30 de marzo por la declaratoria federal de emergencia sanitaria y por el decreto del gobierno estatal, la informalidad está aprovechando para vender todo el día hasta con remolques que llevan y traen.

Indicó que las autoridades municipales deben aplicar piso parejo para impedir que esa competencia desleal siga, aunado a que están haciendo uso del espacio de los corredores gastronómicos.

También mencionó que han detectado por lo menos 100 puestos en las zonas, que sin cumplir con medidas sanitarias están expidiendo comida y hasta ponen carpas para que se hagan los consumos con el riesgo de generar contagios.

Respetan restricción

Puntualizó que a los restauranteros han frenado dos veces las intenciones de reabrir, pese a que no aguantan más la crisis económica que tiene a 1,000 negocios en quiebra y con 6,000 despidos durante los 111 días de paros.

Asimismo, recordó al menos 40 establecimientos tienen permisos otorgados por el Instituto Mexicano del Seguro Social en el caso del cuidado del personal y protección civil estatal sobre medidas para funcionar, pero no los han usado por respeto a restricción de las autoridades.

Méndez Juárez insistió que los ambulantes no pueden apoderarse de zonas donde a los empresarios del sector les costó trabajo concretar estos corredores gastronómicos tras dos años de pláticas y en que el turismo llegaba antes de la pandemia.

Puntualizó que si las autoridades toleran este tipo de invasión será difícil después retirarla como ha ocurrido en otras zonas limítrofes de ambos municipios, donde las administraciones han pasado y no han podido actuar por intereses políticos.

Indicó que los ayuntamientos deben tener presencia permanente en los corredores para impedir esa ilegalidad, así como hay rigurosidad para vigilar que los restaurantes se mantengan cerrados hasta que los contagios por Covid-19 bajen y eso permita cambiar del semáforo de color rojo a naranja para la apertura gradual.

Dijo que el gobierno estatal debería entrar en apoyo a los municipios para impedir el comercio informal, ya que no pueden destinar solos por las limitaciones de policías.

[email protected]