Puebla, Pue. Para el 2021, la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) solicitará que el gobierno de Puebla pueda incluir en el programa de infraestructura, aunque sea 50 de los 210 proyectos que presentaron, ya que por la pandemia de Covid-19 quedaron en espera en el presente año. 

Héctor Sánchez Morales, presidente local del organismo, recordó que el banco de proyectos representa una inversión de 2,500 millones pesos, enfocados a salud, educación y carreteras, que son las prioridades de la administración poblana en el sexenio.

Indicó que las 50 obras significan un monto de 400 millones de pesos aproximadamente, pero no alcanzarán para que participe todo el sector, aun priorizando a las empresas locales que están tratando de superar la crisis económica en que cayeron por los paros de casi cinco meses como consecuencia de la contingencia sanitaria. 

Refirió que ha sido negativo este 2020, porque desde septiembre a lo que va de diciembre se concretaron las licitaciones de 24 obras anunciadas por el gobierno poblano, de las que 70% se ganaron por algunos socios que presentaron propuestas económicas atractivas.

Foráneos a cargo de obras federales

En este tenor, Sánchez Morales dijo que Barbosa Huerta ha cumplido en priorizar a los constructores poblanos, pero no han tenido la misma respuesta de la Federación en los proyectos para la entidad en el presente año que corresponden sobre todo a mantenimientos de carreteras, porque foráneas son las ejecutoras que, a su vez, traen sus propios materiales y firmas subcontratadas. Es decir, ni siquiera hay derrama económica para los negocios locales que pueden surtir de esos insumos.

Puntualizó que la Federación tiene sus propios proyectos de carácter nacional entre ellos el Tren Maya y el nuevo aeropuerto en la base militar de Santa Lucía, pero no han visto una estrategia para darle celeridad, lo cual afecta a otros estados, como es Puebla, que debe tener constantes obras en el tema carretero, ya sea en mantenimiento o ampliación de tramos, porque tiene un papel importante en el desarrollo económico del país al ser paso obligado del sur-sureste hacia el centro del país.

“Las 50 obras que consideramos, ayudarán a recuperar al menos 50% de los 8,000 empleos perdidos durante la pandemia y, con ello, agilizar la recuperación económica en los diversos sectores productivos que son transversales”, apuntó. 

Reiteró que también las esperanzas de tener más actividad es que la administración poblana logre convencer al gobierno de la República para que se entregue el 50% de la concesión del aeropuerto y haya las inversiones para sacarlo de la subutilización en la terminal de cargas.

kg