Querétaro, Qro. Ante las capacidades recaudatorias de las entidades federativas, en el 2019, Querétaro se ubicó como el quinto estado con mayor recaudación de impuestos locales, con un promedio de 4,140 pesos por habitante, de acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

La céntrica entidad se colocó por encima del promedio nacional que fue de 2,487 pesos per cápita.

Los territorios con mayor recaudación local del país fueron Ciudad de México (6,635 pesos), Quintana Roo (6,469), Nuevo León (4,776), Baja California Sur (4,525) y Querétaro; los mayores rezagos se presentaron en Chiapas (624 pesos), Oaxaca (781), Tlaxcala (954), Guerrero (1,008) y Tabasco (1,009).

En este contexto, Querétaro recibe aproximadamente 90 centavos de gasto federalizado por cada peso que aporta en recaudación federal, ubicándose como el séptimo estado con menor gasto federalizado, de acuerdo con estadísticas del Inegi, citó el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Gustavo de Hoyos Walter.

Los estados que reportaron un menor gasto federalizado, en comparación con cada peso aportado de recaudación, son Ciudad de México, Colima, Tamaulipas, Nuevo León y Veracruz.  Mientras que Chiapas, Guerrero, Tlaxcala, Oaxaca y Durango son los de mayor recepción de gasto federalizado.

Ante el Paquete Económico 2021, el empresario hizo un llamado urgente a materializar una reconfiguración del pacto fiscal.

“Lo cierto es que hay un desequilibrio en términos de la Federación respecto a los estados y municipios. El llamado es urgente a llevar a cabo una Convención Nacional Hacendaria para el fortalecimiento del pacto fiscal”, expuso.

Planteó rutas para renovar el pacto fiscal: descentralizar los recursos públicos, para pasar de una Recaudación Federal Participable que actualmente destina 20% a las participaciones de estados y municipios y transitar a una aportación de 30 porciento.

De Hoyos Walter pugnó porque se transite hacia un mayor porcentaje de recursos destinados a participaciones para estados y municipios.

Para aumentar las participaciones, agregó, deberá considerarse una transición gradual para evitar que se desestabilicen las finanzas públicas.

El empresario argumentó que se debe considerar que los estados y municipios aguardan una mayor proximidad con las necesidades sociales de sus territorios, por lo que contar con más recursos les permitirá atenderlas de forma más inmediata y con más precisión.

A la baja

Desde el 2012 se observan constantes reducciones en el gasto federalizado, mientras que el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) 2021 plantea una reducción de 5.5% respecto a lo aprobado para el año en curso. En el periodo enero-agosto del 2020, la reducción anual real fue de 8.3 por ciento.

En los últimos ocho años y particularmente en los últimos dos, expuso Gustavo de Hoyos, se ha profundizado el centralismo de los recursos públicos.

De enero a agosto del año en curso las participaciones que reciben los estados cayeron 9.8% a tasa anual real.

El presidente de la Coparmex instó a renovar la distribución de las participaciones  a estados y municipios, así como mejorar los mecanismos para la fiscalización de los recursos subnacionales.

estados@eleconomista.mx