Durante el año pasado, la dinámica exportadora de las principales aduanas del país registró un comportamiento endeble.

Considerando las ocho aduanas más importantes, de las 49 en México (fronterizas norte y sur, interiores y marítimas), cuatro presentaron disminuciones anuales en las ventas al exterior: Colombia, Nuevo León (12.2%); Veracruz, Veracruz (7.8%); Tijuana, Baja California (6.1%), y Piedras Negras, Coahuila (6.0%), de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Las aduanas con crecimientos fueron Ciudad Reynosa, Tamaulipas (5.7%); Ciudad Juárez, Chihuahua (2.7%); Nuevo Laredo, Tamaulipas (1.3%), y Nogales, Sonora (1.2 por ciento).

Estas aduanas pertenecen a los modos carretero, ferroviario y marítimo; a nivel nacional, las exportaciones descendieron 1.8% a tasa anual, que significó la segunda caída al hilo.

Por peso, Nuevo Laredo contribuyó con 26.5% de las ventas al exterior de país en el 2016, de 373,929.6 millones de dólares; le siguieron Ciudad Juárez (14.6% del total), Tijuana (8.0%), Ciudad Reynosa (5.7%) y Colombia (5.4 por ciento).

Por modo de transporte, el carretero aportó 64.8% de las exportaciones, el marítimo 16.9%, el ferroviario 13.3%, el aéreo 4.7% y otros modos 0.3 por ciento. De estos rubros, sólo el aéreo exhibió un aumento anual (1.0 por ciento).

Carretero

En este sentido, en el 2016 el comportamiento negativo de las ventas al exterior se debió, principalmente, al modo de transporte carretero, que a tasa anual obtuvo una disminución de 0.2 por ciento

El total de exportaciones por esta vía fue de 242,300.3 millones de dólares, cuya dinámica de sus principales aduanas fue la siguiente: Nuevo Laredo, con un peso de 32.2% del total, desaceleró al pasar de una variación anual de 14.1% en el 2015 a 3.4% en el 2016; Ciudad Juárez, con 19.7%, transitó de -5.1 a 4.7%; Tijuana, con 12.3%, de 8.7 a -6.1%; Ciudad Reynosa, con 8.8%, de -1.8 a 5.7%; mientras Colombia continuó en fase recesiva y Nogales fue la única aduana que aceleró.

Kristobal Meléndez, analista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria, refirió que el comercio exterior por carretera es principalmente hacia Estados Unidos, por lo que actualmente existe una incertidumbre sobre lo que sucederá con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

En otras circunstancias, agregó, la caída en esta vía de transporte se debe también a los recortes presupuestales que ha habido a la inversión pública, fundamentalmente de carreteras, lo que ha afectado en el flujo de ventas de productos o la compra a través de este medio.

Por su parte, el analista del Tecnológico de Monterrey, Raymundo Tenorio, destacó que esta disminución es consecuencia de que las exportaciones por este medio han sido sustituidas por las vías ferroviarias.

Esta caída se debe al encarecimiento de los costos indirectos de transportación como los sueldos de los transportistas y también a la baja en el movimiento de las mercancías y de exportación de manufacturas .

Con respecto a las variaciones en las principales aduanas, Kristobal Meléndez mencionó que en el comercio exterior hay diversos tipos de productos que se comercializan como agrícolas, manufactureros y la compra de bienes intermedios, por lo que el tipo de cambio es un elemento importante para estimar el flujo de estos productos.

Para productos intermedios se ve más afectado, a veces el proceso para el producto ya terminado sale más caro por la importación de productos que vienen de Estados Unidos, sobre todo los tecnológicos; sin embargo, la importación y exportación de bienes agrícolas ha tenido un buen dinamismo y a pesar de haber un incremento en el tipo de cambio no se ha visto reflejado en los flujos de este tipo de mercancías , afirmó.

[email protected]