Monterrey, NL. El presidente Andrés Manuel López Obrador se reunió en Lerdo, Durango con los gobernadores de Durango, José Rosas Aispuro y con el gobernador de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme Solís, para resolver la continuidad del proyecto Agua Saludable para La Laguna, el cual permitirá contar con la infraestructura necesaria para aprovechar los escurrimientos del Río Nazas, en beneficio de 1.6 millones de habitantes de 9 municipios en esta región.

El presidente recordó que desde el siglo XIX se han generado disputas por el problema agrario en La Laguna y por el agua.

Cabe mencionar que el pasado 27 de mayo, el juez séptimo de distrito, concedió un amparo para suspender la obra Agua Saludable para La Laguna, en el área natural protegida Parque Estatal Cañón de Fernández, según indican medios locales.

“Pero ahora en este asunto del agua ya tenemos que tomar una decisión, porque la verdad, seguir como se está actualmente es perjudicial, es muy irresponsable que se sigan sobreexplotando los acuíferos y se extraiga agua con arsénico, que produce cáncer y le quita la vida a los niños y adultos, es una de las zonas del país con más enfermedades de este tipo, no sólo por el agua, sino por la minería”, dijo este domingo López Obrador.

El jefe del Ejecutivo comentó que podrán resolver este problema de fondo con esta acción de agua sana, limpia, para el consumo doméstico. “Lo podemos hacer entre todos, hay voluntad del gobierno que encabezo y tenemos los recursos”, aseveró.

Sin embargo, reconoció que hay oposición, aunque legítima, se busca convencer a quien se opone que sería lamentable no llevar a cabo este proyecto, porque es necesario.

El mandatario federal aseguró que no hay afectación al medio ambiente, y no se quedarían sin agua los productores porque se les va a respetar su dotación, se va a invertir para tecnificar las tierras de riego, y se van a destinar fondos para dicho propósito.

“Esta obra va a implicar también reparar todo el sistema de conducción de líneas de agua en pueblos, en ciudades, en los nueve municipios (de La Laguna) para evitar fugas y aprovechar mejor el agua”, lo que va a requerir inversiones, insistió.

Sostuvo que van a cuidar de que no haya privilegios en el uso del agua, “que no haya huachicol con el agua”, para evitar abusos.

“Vengo a pedirles que nos ayuden porque, pónganse en mi lugar, estamos iniciando esta obra, yo no quiero heredar obras inconclusas a los nuevos gobiernos, no quiero que a los nuevos gobernantes les pase lo que a nosotros nos sucedió, que recibimos cientos de obras en proceso, inconclusas”.

Puso el ejemplo del Tren Toluca-Ciudad de México, que estimaron que iba a costar 30,000 millones de pesos y ahora va a costar 90,000 millones, y se tiene que terminar.

Por su parte, Germán Martínez Santoyo, director general de Conagua dijo que para el Proyecto Agua Saludable para La Laguna, la dependencia proyecta una inversión superior a 10,000 millones de pesos.

Postura gobernadores

El gobernador de Durango, José Rosas Aispuro Torres, indicó que “hoy enfrentamos una crisis hídrica que se ha ido agudizando en los últimos 70 años”, y que cada día reduce la vida de la presa Francisco Zarco.

Rosas Aispuro, aseguró al presidente que los gobiernos estatales de Durango y Coahuila, así como los municipios están listos para realizar la parte que les corresponda y lograr el anhelo de contar con agua de calidad para la región.

En tanto, el gobernador de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme Solís, aseguró que la presencia de López Obrador ratifica el compromiso de su administración para solucionar uno de los grandes problemas de la región.

El gobernador le pidió al presidente que durante el proceso de construcción prevalezca la comunicación con autoridades, productores y ambientalistas, e informó que en la reunión del pasado 26 de julio se tomaron acuerdos para la distribución de los derechos de agua con los ejidatarios.

kg