Durante junio del 2020 se comercializaron 62,837 automóviles nuevos dentro del mercado mexicano. El nivel de ventas implicó una ligera recuperación de casi 50% respecto del dato previo en mayo con 42,028 unidades. Pese a este avance, el nivel se mantiene significativamente bajo a los registrados previo a la pandemia.

En línea con el proceso de desconfinamiento en diferentes partes del país, la industria automotriz ha retomado desde principios de junio sus operaciones productivas, de comercio exterior y de comercio interno mediante sus plataformas digitales. 

De acuerdo con el reporte de la AMIA (Asociación Mexicana de la Industria Automotriz), difundido por el Inegi, el peor mes para las ventas de autos hasta ahora sigue siendo abril con 34,903 unidades comercializadas.

El impacto de la pandemia profundizó la tendencia negativa que mantenía el comercio de autos nuevos al interior del país desde hace un par de años. En junio la caída de las ventas fue de 41% en su comparación con el mismo mes del 2019, sumando una caída más al hilo.

En el acumulado del año, de enero a junio se han vendido 436,445 unidades; un nivel 31.9% menor en comparación anual.

Guillermo Rosales, director adjunto de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), destacó que las ventas de automóviles se mantiene por el consumidor que adquiere unidades por la vía electrónica y telefónica, así como la reactivación de la economía en algunas regiones del país.

Esto permitió que la estimación de la AMDA para el mes de junio fue de 61,186 unidades en el primer escenario, que al compararlo con las ventas reales, revela que la caída fue menor de lo esperado.

“El deterioro de la confianza empresarial y de los consumidores se encuentra en los niveles más bajos desde que se lleva registro, así como la pérdida de empleos, con lo que el entorno continuará siendo negativo”, lamentó el directivo.