A pesar del cierre obligatorio de actividades no esenciales para evitar la propagación del Covid-19, como fue el caso de las agencias automotrices, la industria logró vender 34,903 vehículos ligeros nuevos durante abril, a través de la comercialización electrónica, las flotillas y las ya pactadas desde meses atrás, sostuvo Guillermo Rosales, director de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA).

La industria automotriz estimaba una caída de 90% en sus ventas durante abril. Sin embargo, las tres acciones de operaciones retrasadas, la venta de empresas por flotilla y, sobre todo, la comercialización en línea, atenuaron el impacto e influyeron para que la disminución en las ventas fuera de 64.5 por ciento.

De acuerdo con cifras del Inegi, en abril pasado se dejaron de vender 63,443 unidades comparadas con igual mes del 2019, lo que arroja que es el volumen más bajo desde 1997, y la variación porcentual es la menor en los últimos 25 años.

En entrevista, el director de la AMDA comentó que los distribuidores de automotores optaron por la operación de ventas a distancia, utilizando diferentes herramientas digitales (sitio web, redes sociales, correo electrónico) y atención telefónica. Incluso, diversas marcas mantuvieron su publicidad con ofertas al consumidor y opciones de compra.

“Este punto tuvo un porcentaje alto de éxito respecto a la experiencia previa al Covid-19, tanto en la mejora operativa de los distribuidores como en la aceptación por parte del cliente para utilizar estas herramientas de contacto”, dijo.

Rosales mencionó que durante abril se registraron operaciones que se pactaron y facturaron en marzo, pero quedó pendiente la entrega del vehículo. Esto, debido a que el método de reporte de las marcas automotrices está basado en registrar la venta cuando se entrega el vehículo. Estas operaciones se registraron en abril.

Además, las diferentes marcas concretaron la venta de flotillas, tanto a entidades públicas como a empresas privadas. “Esta variable no se había contemplado en las estimaciones de venta cuando se decretó la suspensión de actividades de los pisos de venta”, acotó.

La AMDA ha solicitado la inclusión del sector automotor dentro de las actividades esenciales para poder reanudar operaciones en los pisos de venta y brindar sus servicios a la sociedad, contribuyendo con ello a la reactivación económica y la captación de impuestos.

“Las actividades de los distribuidores de automotores son de las que se mejor forma pueden reanudarse con un bajo riesgo sanitario. Al respecto, el gremio se encuentra preparado para adoptar los protocolos sanitarios más adecuados”, demandó.

Con cifras acumuladas se registró la venta de 331,580 vehículos ligeros, lo que representa una disminución de 23.12 por ciento.

[email protected]