Adam Sieminski, administrador de la Administración de Información Energética (EIA, por su sigla en inglés), aseguró que el precio internacional del petróleo, deprimido en un promedio de 30 dólares entre la referencia del Brent del Norte y el West Texas Intermediate y que ha arrastrado hasta 22 dólares a la mezcla mexicana de exportación, podrá elevarse a 40 dólares por barril en el 2017, ya que con los precios actuales, 95% de las empresas petroleras operadoras están al límite de sus costos operacionales, de modo que comenzará a descender la oferta, mientras que la demanda a estos precios se mantendrá.

El analista de uno de los organismos más importantes del mundo, y el referente para el gobierno estadounidense, explicó que hoy en día los costos de producción en su mínima expresión, tomando en cuenta sólo el costo de extracción de un campo ya desarrollado, oscilan en 20 dólares por barril en el mundo, promediando campos convencionales y no convencionales, pero se elevan a 40 dólares si se agrega el desarrollo de los campos y hasta a 60 dólares si se añade la exploración para nuevos yacimientos.

Pero el precio siempre puede bajar más , dijo en entrevista al concluir su participación en el Mexico Energy 2016. Hay muchas empresas en el límite de sus costos y una de las estrategias para hacer frente a este contexto tan complicado es la colaboración entre países y regiones, como en el caso de América del Norte, donde espera que la apertura mexicana genere sinergias que permitan negociaciones en volumen en el corto plazo.

En tanto, el precio del gas natural subirá máximo 1 dólar para llegar a 3 dólares por millón de BTU por las exportaciones que realiza Estados Unidos, ya sea de gas licuado o a través de los nuevos gasoductos. El precio del gas poco a poco volverá a seguir la dinámica del petróleo, aseguró.

[email protected]