Un grupo de trabajadores jubilados acusa a Teléfonos de México (Telmex) de haber incumplido desde abril de 2019 con los convenios de pagos por jubilación y otras prestaciones a las que ellos tienen derecho por haber trabajado treinta años y más en esa compañía.

Se trata de trabajadores de confianza jubilados que además denuncian intimidaciones de la empresa para que desistan de los procesos legales que ya han emprendido contra Telmex por todos esos incumplimientos laborales.

Manuel Magallanes González es director en el despacho Magallanes y Asociados, y también es el abogado que defiende a estos jubilados de confianza de Telmex, cuyo representante común en juicios y una de las caras más visibles de este movimiento es José Paulino Cárdenas Cerda.

Éste último, Cárdenas Cerda, cuenta que la empresa no ha intentado más conciliar con los trabajadores jubilados. Los inconformes tampoco han reclamado nada al Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana, pero ellos tampoco han fijado una posición clara en el pleito entre Telmex y los jubilados de confianza.

A la fecha se cuentan alrededor de 800 trabajadores de confianza jubilados que han iniciado y continuado un proceso legal contra Telmex, si bien algunos han desistido por esas supuestas presiones.

Tras varios momentos de diálogos rotos, poca disposición a nuevos encuentros entre las partes para lograr una solución y pagos y prestaciones caídas, la cifra que Telmex adeudaría a estos trabajadores suma ya varios millones de pesos, quizá más de cien millones por diversos conceptos entre sueldos, aguinaldos, actualizaciones por inflación, cajas de ahorro y apoyos escolares que hasta hoy no se han pagado.

Pero el dinero en deudo pasa a segundo plano, cuando estos trabajadores denuncian haber sido amedrentados, según lo hacen notar diversos documentos oficiales compartidos a este medio, y por ello han buscado a la secretaria del Trabajo y Previsión Social, Luisa María Alcalde, para que de una vez medie entre Telmex y los jubilados de confianza. El presidente Andrés Manuel López Obrador igualmente fue solicitado para que intervenga como árbitro. Teléfonos de México fue contactado para comentar este trabajo, pero no estuvo inmediatamente disponible para responder.

Aunque el diálogo entre empresa y empleados de confianza está roto, confiesa en esta entrevista con El Economista el abogado Magallanes, existe una pronta solución de arreglo con Telmex, antes de que ellos avancen con sus recursos legales hasta llegar a los altos ejecutivos de la empresa: “que se pague lo que se debe, nada más”, dice.

—¿Cuál es el origen de esta historia y por qué han resultado afectados los trabajadores de confianza ya jubilados?

—Los trabajadores, compañeros jubilados de confianza, estaban recibiendo quincenalmente su jubilación, esto derivado de acuerdos que se celebraron entre la empresa y el Sindicato de Telefonistas. Y la cláusula de jubilación se hacía extensiva a los trabajadores de confianza que se jubilaban, pero en el 2014 se presentó un problema con el aumento anual en la jubilación.

La empresa elaboró entonces un plan de pensiones único para el personal de confianza, en donde, de acuerdo al ingreso que se recibía por jubilación, hizo una diferencia hasta una cantidad de jubilación con la que se pagaba en porcentaje o cantidad fija que reciben todos los trabajadores. En 2014 esa maniobra afectó sólo a los trabajadores de confianza, porque al hacer nosotros comparaciones, resulta que salían perjudicados los compañeros.

Eso llevó a juicio en Nuevo León y se llegó a un convenio en que la empresa se comprometió a respetar en todo momento y lugar los términos en los que antes se había pactado la jubilación con el aumento porcentual. Pero se volvió a presentar el problema en 2019 de que se les aplicaba un porcentaje o una cantidad fija y volvíamos a salir afectados.

En el inicio lo que se discutió fue que si el aumento que se hacía a sueldos, aguinaldos y otras prestaciones, y que acordaba la empresa con el sindicato, fuera por un porcentaje o una cantidad fija, debía hacérsele extensivo a los trabajadores de confianza jubilados, es decir a los no sindicalizados.

—Después de que la empresa conoció de estas observaciones de los jubilados de confianza, ¿qué posición tomó, como para que ahora enfrente procesos legales? Y por cierto, ¿de cuántos trabajadores estamos hablando?

—En el inventario nacional, son unos 6,000 jubilados; de ellos, aproximadamente unos 2,800 fuimos los que demandamos; de esos, en juicio seguimos alrededor de 800 trabajadores. Y de todos ellos, unos 300 demandamos aquí, en Nuevo León.

La afectación mensual era de 1.3 millones de pesos en abril del 2019, pero en el 2020 se incrementó a cerca de 3.5 millones de pesos por mes y en aproximadamente 4.5 millones de pesos mensuales en 2021. El promedio de pensión por jubilado es de 40,000 pesos por mes, más las prestaciones y accesorios que van ligados. Y de todo lo que he citado, a 40 trabajadores Telmex ya le suspendió la pensión, de los que 16 son de mi grupo. De éstos últimos, ocho desistieron y ocho continúan en juicio y la autoridad ya requirió a Telmex el pago o embargo de bienes, en caso de no pagarles.

El problema que actualmente también se vive es que la empresa decidió amenazar a los jubilados de confianza que están demandando, con que les quitará la jubilación. Ya les ha dejado de pagar a 40 compañeros a nivel nacional y los amenazan con que definitivamente les va quitar la jubilación si no desisten y por eso algunos ya han ido a desistirse de la demanda. La empresa continúa suspendiendo pensiones y ahora con la modalidad de notificarles en sus domicilios particulares de los actores, llevando notario y a cuatro personas.

—Lo que usted cuenta, como lo cuenta, suena con gravedad… ¿Han tenido eco en instancias federales?

—Claro que esta acción nos ha llevado a acciones colaterales. Una de ellas fue pedir la intervención de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social para que medie entre nosotros y ellos, y que como árbitro proponga una solución para los jubilados de confianza y Telmex. Pero… como la Secretaría del Trabajo no dio respuesta, un juez federal le ordenó que responda a esta petición, que allí somos unos 240 trabajadores.

Y aparte de la Secretaría del Trabajo, se presentó un escrito para que el presidente Andrés Manuel López Obrador intervenga, que nos ayude a mediar, porque nosotros consideramos como un delito que la empresa esté amenazando y quitando la jubilación.

Otra acción que estamos buscando es que la autoridad declare la obligación de que no nada más responda Telmex, sino que respondan otras filiales de América Móvil, por ejemplo, Grupo Carso, Telcel… Ese es el escenario judicial que tenemos hasta este momento.

—Decía que en el origen de todo, las negociaciones fueron entre empresa y sindicato, con extensión a los de confianza. Siendo así, ¿qué les dice el Sindicato de Telefonistas?

—No sentimos su respaldo, no tenemos su respaldo. Queremos decir que hay un fideicomiso donde se deposita un dinero con el que se garantiza el pago de las jubilaciones y pensiones. De ese fideicomiso se saca dinero para cumplir con las obligaciones tenidas con los trabajadores. Por ejemplo, el dinero del aguinaldo lo tuvieron que sacar de ese fideicomiso, que comprende a trabajadores jubilados y de confianza.

En algún momento, si se presenta el escenario, consideramos promover un embargo sobre ese fideicomiso para garantizar las jubilaciones de los trabajadores de confianza. Entonces, creemos y queremos que no pase, sí se generará un cisma y entonces el Sindicato de Telefonistas tendrá, ahora sí, que fijar una posición. Es posible que nos veamos enfrentados con el sindicato, pero no queremos eso.

—¿Conoce usted que la empresa Telmex lleva más de cuatro años presentando pérdidas financieras continuas, según sus reportes a la Bolsa Mexicana de Valores, y que además pesa sobre ella una partición obligada de su brazo mayorista, todo combinado, que complica su viabilidad futura, según también sus directivos?

—Lo conocemos tan bien, que por eso proponemos solución, aun existiendo hoy un diálogo roto. Estamos aquí, hablando desde este medio, para presentar un problema, pero al mismo tiempo proponiendo una solución. El argumento de la empresa en los juicios y ante el Sindicato de Telefonistas es que Telmex está en riesgo de incumplir con sus compromisos financieros, que porque la empresa ya no tiene los ingresos que tenía y nos dice que está a días de ser insolvente.

¿Eso qué nos indica? Que nos lleva a demandar a América Móvil y otras subsidiarias, partiendo de que Telmex dice que está a días de ser insolvente, pero eso lleva diciéndolo hace mucho.

Queremos que en el diálogo haya verdad. Que nos convenza Telmex de porqué sí debemos aceptar sus aumentos que propone y sus reglas que propone. No queremos matar a Telmex nosotros, queremos que se nos pague parejo, nada más.

—¿Hay o no manera de reponer el diálogo con Telmex? ¿Qué señal quisiera tener de ellos para volver a las pláticas?

—El diálogo directo entre la empresa y los jubilados está roto. Eso está claro y no hay manera de que tengamos una reunión directa sin que intervenga la Secretaría del Trabajo o el Presidente, para que nos llame a las partes a una negociación.

Avisamos que tenemos interés en hacer diálogo; que queremos que la empresa celebre pláticas con los jubilados de confianza a nivel nacional, que no nada más tenga que ver sólo con el Sindicato de Telefonistas en las revisiones anuales de contratos. Queremos solamente que los trabajadores reciban sus pagos conforme derecho, porque nosotros también hicimos que la empresa se levantara y no merecemos el trato que Telmex hoy nos está dando.

ACTUALIZACIÓN 24/10/2021 14:28 HORAS: Esta versión agrega la postura de la empresa Teléfonos de México (Telmex), en relación a las declaraciones de un grupo de jubilados de confianza que señalan a esa compañía de incumplir con los compromisos laborales sobre pensiones:

“Telmex cumple completa y puntualmente con todas sus obligaciones contractuales ante sus empleados y jubilados. La Empresa tiene conocimiento de algunos procesos laborales, los cuales se deben a que algunos trabajadores jubilados incumplieron con las condiciones del Contrato Colectivo que rige la relación laboral”, dijo Telmex en una comunicación con este medio.