Katherine Tai, nominada por el presidente Joe Biden para titular de la Representación Comercial de Estados Unidos (USTR, por su sigla en inglés), dijo este jueves que el gobierno de su país dará prioridad a restablecer las cadenas de suministro afectadas por la pandemia de Covid-19.

En un testimonio escrito preparado para su audiencia de confirmación ante el Comité de Finanzas del Senado, Tai añadió que enfocará también sus esfuerzos en el cumplimiento del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) y en que China cumpla con sus compromisos internacionales.

“Nuestra primera prioridad será ayudar a las comunidades estadounidenses a salir de la pandemia y la crisis económica. La USTR tiene un papel importante que desempeñar en ese esfuerzo. Trabajando con el Congreso, toda la administración Biden-Harris y otros países y socios confiables, la USTR ayudará a construir cadenas de suministro sólidas que harán que nuestra economía vuelva a encarrilarse”, dijo.

El T-MEC entró en vigor en julio de 2020, tras incluir estándares más altos en sus regulaciones laborales y ambientales exigidas por los demócratas.

“Haré que sea una prioridad implementar y hacer cumplir los términos renovados de nuestra relación comercial con Canadá y México. Con demasiada frecuencia en el pasado, el Congreso y la administración se unieron para finalizar y aprobar un acuerdo comercial. Pero luego surgieron otros asuntos urgentes y todos seguimos adelante. “El T-MEC es un logro bipartidista único que debe romper esa tendencia. Representa un paso importante en la reforma de nuestro enfoque comercial. Todos debemos seguir dando prioridad a su implementación y éxito. Debemos seguir aplicando políticas comerciales que sean ambiciosas para lograr un apoyo bipartidista sólido”, dijo.

Tai refirió que anteriormente se desempeñó como principal ejecutor de Estados Unidos contra las prácticas comerciales desleales de China.

“Sé de primera mano cuán críticamente importante es que tengamos un plan estratégico y coherente para hacer que China rinda cuentas de sus promesas y competir efectivamente con su modelo de economía dirigida por el Estado. Conozco las oportunidades y limitaciones de nuestra caja de herramientas existente. Y sé lo importante que es construir lo que el Presidente ha denominado ‘un frente unido de aliados de Estados Unidos´”, expresó.

Planteó que China es simultáneamente un rival, un socio comercial y un actor muy grande cuya cooperación también Estados Unidos necesita para abordar ciertos desafíos globales.

roberto.morales@eleconomista.mx