NUEVA ORLEANS, EU - La tormenta tropical Alex se formó este sábado en el oeste del Caribe y según los expertos, amenaza con complicar aún más las operaciones de limpieza y contención de la marea negra en el Golfo de México.

El ojo de la tormenta, con vientos sostenidos de 65 km por hora, fue ubicada a 355 km al este de la ciudad de Belice, según indicó el Centro Nacional de Huracanes, basado en Miami.

Alex, primera tormenta tropical de este año de la temporada de huracanes, avanzaba en dirección oeste-noroeste, pero se prevé un giro que la puede llevar hacia la península de Yucatán en México y al Golfo de México, donde British Petroleum lucha por contener un gigantesco derrame de petróleo.

"Se prevé en las próximas 48 horas un giro gradual en dirección noreste y un aumento en la velocidad de los vientos", informó el centro en un comunicado.

Las autoridades estiman que Alex podría llegar a la península de Yucatán el domingo en la mañana.

Los pronósticos meteorológicos señalaron previamente que para la semana próxima la tormenta podría enfilar hacia el lugar de la fuga de crudo en el Golfo de México, tras la explosión de una plataforma de la británica BP 'Deepwater Horizon' el pasado 20 de abril, que dejó once muertos y causó la mayor catástrofe ambiental de la historia de EU.

"Esta será la primera vez y no hay un cuaderno de estrategias", dijo el comandante de la Guardia Costera Thad Allen a CNN, al comentar la amenaza del clima, aunque agregó que "ha habido una extraordinaria planificación".

En tanto, las turísticas playas de Pensacola, en Florida, famosas por su arena blanca, fueron alcanzadas finalmente por la marea negra y las autoridades prohibieron los baños de mar en plena temporada de verano.

El área afectada abarca desde Perdido Key hasta zonas de la isla Santa Rosa, en Pensacola Beach, el sector de mayor atracción de turistas en la región, que incluye arrecifes de coral y una importante industria pesquera.

La cotización de la acción de BP se hundió el viernes en la Bolsa de Londres, después de que el grupo petrolero británico revelara que lleva gastados 2,350 millones de dólares en la lucha contra el desastroso vertido de crudo en el Golfo de México.

Las acciones de BP han caído a más de la mitad desde la explosión de su plataforma en abril.

Las operaciones de limpieza del derrame se han visto plagados de contratiempos, el último de los cuales el miércoles, cuando BP debió suspender las tareas por 10 horas por una falla en el sistema que succiona el derrame, que el gobierno estadounidense estima entre 30.000 y 60.000 barriles diarios (4,7 a 9,5 millones de litros).

Activistas y residentes de Luisiana se disponían a concentrase el sábado en la costa para manifestar, tomándose de las manos, su apoyo a la energía limpia y su rechazo a la perforación en alta mar.

La protesta, bautizada "Manos a través de la arena", tendrá lugar en todos los estados de Estados Unidos y en otros 30 países, dijeron los organizadores.