A nivel mundial, sólo 23% de las empresas multinacionales informan sobre prácticas de género, destacó la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD).

En general, indicó en un informe divulgado este lunes, los estándares internacionales de información son clave para generar un impacto positivo.

Según la UNCTAD, entre las 100 empresas multinacionales más grandes, solo 23 informan actualmente sobre prácticas de género en sus redes mundiales.

El Informe sobre las inversiones en el mundo 2020 de la UNCTAD encontró que alrededor de 70% de las 5,000 empresas multinacionales más grandes del mundo informan ahora sobre los avances en esta área

También la UNCTAD expuso que la regulación y la presión de los inversionistas han llevado a una mejor representación a nivel de directorio, pero no a niveles gerenciales.

Además, la implementación de políticas de igualdad de género relacionadas con el trabajo flexible y el cuidado de los niños sigue siendo débil.

“En cuanto al entorno político global, incluir objetivos de igualdad de género en los acuerdos de comercio e inversión podría ayudar a alcanzar esos objetivos, por ejemplo, desalentando la reducción de los estándares del mercado laboral con el fin de promover la inversión”, dijo.

El nuevo informe de la UNCTAD, intitulado Empresas multinacionales y transmisión internacional de políticas y prácticas de género, describe cómo los gobiernos y otras partes interesadas pueden garantizar que la inversión extranjera de las multinacionales se traduzca en beneficios reales para las mujeres.

Las empresas multinacionales pueden, mediante sus políticas y prácticas, fomentar la igualdad de género en el lugar de trabajo en los países en desarrollo que las acogen, agrega el nuevo informe de la UNCTAD presentado para conmemorar el Día Internacional de la Mujer.

Estas empresas pueden promover la igualdad de género en los países en desarrollo directamente, a través de prácticas de empleo en sus filiales extranjeras, e indirectamente, a través de efectos secundarios en los mercados laborales locales, dice el informe.

Por ejemplo, en Bangladesh, el informe concluye que los socios comerciales intermedios de las multinacionales de la industria textil y de la confección tienen 50% más de empleadas administrativas que otras empresas locales. Además, las empresas nacionales que comparten proveedores con multinacionales contratan a más mujeres.

Las multinacionales pueden ser una fuerza influyente para la igualdad de género cuando dan un buen ejemplo en los países donde operan”, dijo Isabelle Durant, secretaria general interina de la UNCTAD.

“Promover la igualdad de género en los países anfitriones no solo es lo correcto, sino que también es fundamental para construir negocios sostenibles y duraderos”, argumentó.

Dependiendo de las normas y valores del país de origen de una EMN y de sus bases de clientes y partes interesadas, el informe indica que los resultados en los países en desarrollo pueden ser positivos, aunque esto no es automático.

"Asegurar la inclusión de los talentos, habilidades, experiencia y energías de las mujeres en los esfuerzos de desarrollo sostenible requiere la acción concertada de todas las partes interesadas: el sector empresarial, los encargados de formular políticas y la sociedad civil", dijo el director de inversión y empresa de la UNCTAD, James Zhan.

roberto.morales@eleconomista.mx