La Comisión Permanente del Congreso de la Unión deseó que Nicaragua recupere la paz, el respeto a los derechos humanos y garantice elecciones libres y pacíficas el próximo 7 de noviembre.

Durante la sesión a distancia del órgano legislativo, Eduardo Ramírez, presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República, dio lectura al pronunciamiento.

Senadores y diputados federales manifestaron su “profunda preocupación por los hechos recientes en los que las libertades políticas, civiles y de libre expresión están siendo agredidas en Nicaragua.’’

Además, expresaron que valoran “la decisión de convocar a consultas al embajador de México en Nicaragua para conocer el estado de las acciones políticas-legales realizadas por el gobierno de ese país, que han puesto en riesgo la integridad y libertad de representantes de la oposición, activistas y personalidades de la sociedad civil nicaragüenses.’’

Finalmente, el pronunciamiento cita: “La Comisión Permanente del Congreso de la Unión hace votos para que el pueblo nicaragüense recupere los espacios políticos para la reconciliación, la paz interna y el respeto irrestricto a los derechos humanos al tiempo que se generen las condiciones para que la elección general del próximo 7 de noviembre se celebre de forma libre, legal, incluyente, transparente y pacífica.’’

rolando.ramos@eleconomista.mx