La producción automotriz mantiene un importante rezago debido al periodo que fue forzada a detener sus actividades. Entre enero y septiembre del 2020 se han producido 2 millones 63,533 unidades, mientras que en el mismo periodo de 2019 se ensamblaron 2 millones 931,326 vehículos.

De igual forma los indicadores de demanda interna y externa muestran descensos de 30.5 y 31.1%, respectivamente. Por otra parte, los datos de ocupación reflejan algunos signos de deterioro. Una noticia positiva es que en el primer semestre la IED de la industria de automóviles y camiones refleja un aumento de 34.5% respecto al mismo lapso de 2019.

jose.caballero@eleconomista.mx