Tras haber pospuesto por dos semanas más el retorno de las actividades esenciales, México está en riesgo de perder sus pedidos del sector automotriz con sus socios comerciales de América del Norte y ser desplazados por otros países, si es que no se alcanzan a alinear las cadenas productivas, advirtió Francisco Cervantes Díaz, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).

Al calificar como “una muy mala señal” el hecho de considerarla como esencial y mantener parada la actividad automotriz, Eduardo Solís, representante de las cadenas de suministro de la Concamin planteó a las autoridades de Salud modificar el decreto y que se permita trabajar a la industria de manera gradual, a fin de que México no impida las operaciones de fabricación de autos en Estados Unidos y Canadá.

El también ex presidente de la Asociación Mexicana de  la Industria Automotriz (AMIA) explicó que para la fabricación de un vehículo en Estados Unidos, se requiere el 40% de partes y componentes de México y si está parada la industria, ya sea “si es un volante, motor o puertas, claramente hay un problema y ellos no pueden fabricar porque estamos altamente integrados, entonces todo lo que enviamos se retrasa y se tendrán que postergar su entrada a producción”.

Durante un conferencia virtual, el consultor en comercio exterior, inversión y manufactura de Msquare Consultores advirtió: “el riesgo más grande, más que el monetario, es que perdamos este estatus de país confiable que nos costó tantos años. Nosotros tenemos que dar la seguridad a Estados Unidos empezando por su gobierno de que somos un socio confiable para trabajar juntos. Ese es el problema más delicado”.

El cambio de fecha al 1 de junio publicado en el DOF este jueves “no es buena noticia” y urge que se aclare para regresar la próxima semana gradualmente, en donde se estima que pudiera operar entre 5 y 10% de la planta y avanzar progresivamente hasta junio.

Solís comentó que al entablar comunicación con las contrapartes de la industria automotriz, su reacción es que “están nerviosos y frustrados”, porque proyectaban arrancar esta semana, incluso Honda en EU informó que pospondrá su apertura ante la falta de suministro mexicano.

Ante ello, el líder de los industriales planteó a la Secretaría de Salud la instalación de una mesa de trabajo para definir la reapertura de los nuevos sectores esenciales (automotriz, aeroespacial, minera y construcción), y que la iniciativa privada sea tomada en cuenta, porque de lo contrario “estaríamos perdiendo lo que en muchos años se ha ganado”.

“Hemos insistido que haya una mesa lateral, un cuarto de junto como le llamamos para que la Secretaría de Salud pueda conocer nuestros protocolos, vamos bastante adelantados, hemos contrastado con los protocolos que tiene china. EU y Canadá estamos al mismo nivel. Podemos tener a los trabajadores de manera segura y trabajando”.

Al presentar el cuarto informe “Covid Industrial” de la Concamin, el dirigente empresarial advirtió que no pretenden enfrentamientos, e insistió “queremos que nos dejen trabajar”, a lo que hizo un  llamado a la solidaridad para impulsar al sector productivo, quien ya se encuentra preparado con medidas sanitarias. “Tenemos que ir cuidando nuestras cadenas de valor, hay mucha presión porque México ha jugado un rol muy importante en el ranking de los 10 países más importantes del mundo en proveeduría, y podemos perderlo”, aseveró Cervantes.

[email protected]