Los temores en la industria ante factores internos y externos de política, economía, regulación y comercio se materializan. Los principales indicadores van a la baja.