La agencia de calificación financiera S&P anunció este viernes que rebajó un peldaño la nota a largo plazo de Airbus, hasta "A", y acompañó esta decisión de una perspectiva negativa.

La nota del fabricante europeo sigue en la parte alta de la escala utilizada por S&P, pero la agencia dice esperar una caída del 30% de su facturación en 2020 y una "rentabilidad sensiblemente debilitada".

A pesar de una importante liquidez, Airbus podría necesitar 12.000 millones de euros (unos 13.660 millones de dólares) de tesorería en 2020, según la agencia.

En el primer trimestre la compañía recurrió a 8.000 millones de euros de tesorería (8.900 millones de dólares), incluyendo 3.600 millones de euros (4.000 millones de dólares) por el pago de multas en Francia, el Reino Unido y Estados Unidos tras un acuerdo cerrado en enero en varios casos de corrupción.

"La perspectiva negativa refleja la incertidumbre" y en particular "la necesidad eventual de Airbus de reducir todavía más su producción y comprometerse en un nivel de reestructuración más alto que el previsto actualmente", indica por otra parte la agencia.

Airbus ya anunció la disminución de su cadencia de producción de cerca de un tercio.