Siguiendo la acción que ejerció Standard & Poor's sobre la calificación soberana de México, la agencia dio a conocer que recortó la nota de Petróleos Mexicanos (Pemex) en un escalón, para dejarla en “BBB/perspectiva negativa”.

En un comunicado, la agencia calificadora resaltó que es “una acción espejo” de la ejercida sobre la nota soberana, a la cual unas horas antes también aplicaron un downgrade de un escalón, evidenciando una relación cercana entre las finanzas de la compañía y las del gobierno que es el emisor soberano.

En la nota, explicaron que los precios bajos del petróleo ponen en riesgo la ejecución del plan de negocios de Pemex, a quien anticipan un debilitamiento del flujo de caja de la petrolera que limitará la capacidad de financiar completamente sus necesidades de inversión de capital para los próximos años.

“Vemos un espacio limitado para que Pemex mejore sus métricas crediticias que son muy débiles en el corto plazo. Además, las bajas perspectivas de generación de flujo de efectivo por un periodo prolongado y en el contexto de condiciones adversas, podrían gradualmente afectar la liquidez de la compañía”.

La perspectiva negativa que mantienen la nota de Pemex y la soberana, indican que hay una de tres posibilidades de un nuevo recorte de calificación.

Aún queda por pronunciarse la calificadora Moody's, donde la nota de Pemex está a un paso de caer en grado especulativo.

ymorales@eleconomista.com.mx

kg