Un panel de apelaciones de la Organización Mundial de Comercio (OMC) estableció que China debe desmantelar prácticas desleales en su sistema de exportaciones y cuotas para nueve materiales ampliamente usados por las industrias del aluminio, acero y química.

El fallo dio un revés al último recurso que China tenía en este caso, que fue levantado a petición de Estados Unidos, México y la Unión Europea en el 2009.

El tribunal ratificó que China impone indebidamente diversas restricciones a la exportación, a través de cuotas, aranceles y precios mínimos de exportación a esa canasta de insumos: bauxita, coque, fluorita, magnesio, manganeso, silicio metal, carburo de silicio, fósforo amarillo y zinc.

China se ubica como el primero o uno de los primeros productores mundiales de cada uno de esos elementos. En general, produce más de 90% de las llamadas tierras raras, las cuales son usadas en productos como autos híbridos, celulares, computadoras y turbinas de aire.

Las medidas de China tienen un doble impacto: en el mercado chino provocan que el precio doméstico de los nueve materiales se reduzca, favoreciendo a las industrias que los utilizan como insumo; mientras que fuera de ese país han generado un incremento en los precios internacionales.

Con la decisión de la OMC, China se verá obligada a eliminar o ajustar sus medidas, de lo contrario podrá enfrentar sanciones comerciales por parte de estos tres países , indicó la Secretaría de Economía en un comunicado de prensa.

El reporte representa una tremenda victoria para Estados Unidos , comentó Ron Kirk, representante comercial estadounidense, en otro comunicado.

rmorales@eleconomista.com.mx