El Consejo Canadiense de Ejecutivos en Jefe (CCCE, por su sigla en inglés) propuso que México, Estados Unidos y Canadá negocien un acuerdo de competitividad automotriz con medidas de mejora regulatoria para enfrentar la competencia de naciones como Corea del Sur.

Fundado en 1976, el CCCE es la asociación empresarial más importante de Canadá, al agrupar a 150 de las mayores corporaciones y empresas líderes del país.

La propuesta parte del diagnóstico de que el sector automotriz se ha sobrerregulado en los últimos 12 años por la intensificación de medidas de seguridad en las fronteras de Estados Unidos, al tiempo que los acuerdos comerciales de éste han brindado facilidades a terceros países.

El Centro para la Competitividad Automotriz (CAR, por su sigla en inglés), basado en Michigan, comprobó que un cargamento de 4,000 autos exportado de Corea del Sur a un puerto de América del Norte requiere un solo despacho de aduana antes de ir al lote de un comerciante.

En contraste, las partes y los componentes usados en 4,000 vehículos ensamblados en Norteamérica deben someterse a un estimado de 28,000 despachos de aduana para llegar al mismo lote. Esto obedece a que esas piezas cruzan las fronteras de la región un promedio de siete veces antes de ser ensambladas en los vehículos.

El CAR estimó que estas múltiples medidas de cumplimiento en la frontera añaden 800 dólares al costo de ensamblar un auto en América del Norte.

Tal redundancia ineficiente clama por la reforma, especialmente cuando incluso unos pocos cientos de dólares pueden hacer la diferencia en la decisión de la compra de un vehículo , adujo el CAR, que fue creado para aumentar la competitividad y acelerar la progresión tecnológica del sector automotor a nivel global.

De enero a noviembre del 2014, Estados Unidos importó autos de Canadá por 39,112 millones de dólares, una baja interanual de 2.1%; de México por 19,423 millones de dólares, un alza de 5%, y de Corea del Sur por 13,067 millones de dólares, un incremento de 19.8 por ciento.

El CCCE sugirió que la negociación del acuerdo de competitividad automotriz se cierre en el 2017.

Si esta iniciativa fructifica para la industria automotriz, esto puede ser extendido a otros sectores de manufactura integrados en la región , agregó.

Corea del Sur puso en vigor un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos en el 2012 y busca unirse al Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP), otro acuerdo comercial que se negocia entre 12 países, incluidos Estados Unidos, Canadá, México y Japón.

Mercado Automotriz

rmorales@eleconomista.com.mx