El mercado laboral mostró en octubre un mejor comportamiento que el esperado por los analistas y sumó a 1.9 millones de personas a un empleo, aunque la mayoría de ellos ha sido en el sector informal. De esta manera, la tasa de desocupación se ubicó en un nivel de 4.7%, registrando la mayor reducción mensual en los meses de la crisis por la pandemia.

De acuerdo con la última Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), entre mayo y octubre se han recuperado 9.7 millones de los 12.5 millones de trabajos que se suspendieron en abril cuando se detuvieron las actividades económicas no esenciales en la Jornada de Sana Distancia, un avance de 77.6 por ciento. Con ello, se hilaron seis meses de reactivación.

La población ocupada pasó de 51.1 millones a 53 millones entre septiembre y octubre, aumento impulsado por el empleo en el sector servicios, con 1.6 millones de personas regresando a una ocupación en el comercio, restaurantes y hotelería, principalmente.

Sin embargo, en la recuperación del empleo reportada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) se fortaleció la precariedad laboral, ya que el 85.7% de los nuevos trabajos se dieron en el sector informal, en el que las personas no cuentan con un contrato, prestaciones y seguridad social. Con este avance, la ocupación en la informalidad pasó de 49.6 a 50.4%, abarcando a 29.7 millones de personas.

El avance del trabajo, destacó el Inegi, se aceleró en octubre gracias a una mayor reactivación de negocios y empresas, destacando el aumento de la población económicamente activa, la cual abarcó a 55.6 millones de personas, 1.7 millones más que en septiembre.

En tanto, el número de personas subocupadas, aquéllas que tienen necesidad de laborar más horas de las que el mercado les ofrece, se redujo en 74,000 personas, pasando de 15.7 a 15% de los ocupados entre septiembre y octubre.

Mejor de lo esperado

Los analistas del sector privado estimaban en promedio que la tasa de desocupación en octubre sería de 5.0%, después de haber registrado un nivel de 5.1% en septiembre.

“En nuestra opinión el reporte fue muy positivo, considerando la creación de 1.9 millones de empleos, especialmente considerando el deterioro en las condiciones epidemiológicas hacia finales del mes. Con ello, aún restan alrededor de 2.8 millones de empleos por recuperarse relativo a febrero”, expuso Juan Carlos Alderete, director de Análisis Económico de Banorte.

El resultado observado en octubre, agregó, está explicado en su mayoría por un mejor dinamismo del mercado laboral, impulsado en parte por el efecto estacional que se vive en el empleo en los últimos meses del año.

De esta manera, el número de personas que se sumaron a las filas de la ocupación en octubre fue el triple del reportado para septiembre, lo que ayudó a que la tasa de desocupación disminuyera por cuarto mes consecutivo.

“Este ritmo de descenso es el más acelerado de los últimos cinco años, por lo que la recuperación laboral continúa superando las expectativas y alberga la posibilidad de una mayor fortaleza del consumo que beneficie al crecimiento económico en los próximos meses”, detalló Marcos Arias Novelo, economista en jefe de Grupo Financiero Monex.

Sin embargo, destacó Gabriella Siller, directora de Análisis Económico y Financiero de Banco Base, las cifras de desempleo deben verse con cautela ya que, al existir un grupo considerable de personas inactivas económicamente, pero disponibles para trabajar, la tasa de desocupación no refleja toda la realidad.

Si se consideran los desocupados y los inactivos, lo que se denomina como tasa de desempleo extendido, la proporción es de 17.9 por ciento. “Esto representa un total de 11.5 millones de mexicanos que se encuentran disponibles para trabajar pero que no tienen un empleo”, expresó.

felipe.morales@eleconomista.mx