El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) dio su aval a la consolidación de la productora de contenidos Time Warner y la operadora móvil AT&T en una misma compañía, pero condicionó esta fusión al cumplimiento de cuatro mandatos, entre ellos que la compañía designe directores independientes para Sky México, el sistema de televisión de paga del que posee 41 por ciento.

AT&T aseguró que será a finales del 2017 cuando dará cumplimiento pleno a todos los ordenamientos fijados por el IFT. AT&T, a través de su subsidiaria DirecTV Latinoamérica, es copropietaria de Sky México; la participación restante pertenece a Grupo Televisa.

Esto es lo que definió el IFT para validar la fusión de AT&T con Time Warner en México:

1. Directivos independientes

Las empresas, tanto AT&T como Sky, deberán tener ejecutivos independientes en el diseño y ejecución de estrategias de generación, distribución y venta de contenidos, una medida que pretende evitar la coordinación de planes que puedan afectar a la competencia en la televisión de paga.

Una acción similar fue impuesta por el regulador cuando Televisa adquirió en 2011 una participación de Iusacell, entonces propiedad de TV Azteca y por haber sido Televisa socia de Nextel en la subasta de espectro de las licitaciones 20 y 21 de esos años.

En una declaración posterior dirigida a El Economista, un vocero de la compañía destacó que las condiciones del IFT "no contemplan una separación estructural o procesos de desinversión de las compañías. En contraste, establecen mecanismos para que los negocios de Time Warner, Sky México y HBO LAG mantengan operaciones independientes, como lo han venido realizando. Se conserva el derecho de nombrar consejeros ante el consejo administrativo de Sky Mexico, pero se deberá cuidar que éstos no estén involucrados en las operaciones de Time Warner respecto a programación de video con operadores de televisión de paga en México".

2. Apertura de contenidos a terceros

AT&T y Sky tendrán que atender las solicitudes de las contrataciones de canales o paquetes de contenidos que les soliciten otras empresas del sector, sean operadores de cable o por vía satelital, como Megacable o Dish, por ser AT&T dueño de Time Warner y esta empresa, a su vez, un productor y distribuidor de contenidos, y Sky, el proveedor del servicio de transmisión de televisión de paga.

3. Sin paquetes obligados

AT&T, al ser el nuevo dueño de Time Warner, tienen que negociar en condiciones competitivas con las demás empresas.

4. Información permanente

AT&T tendrá que elaborar y presentar informes sobre el cumplimiento de todos los ordenamientos, que serán verificados por el IFT.

México era hasta el martes de las pocas naciones que faltaban por pronunciarse sobre la fusión AT&T-Time Warner en una misma entidad; otros 16 países ya han manifestado su voto a favor de la combinación de esas empresas. Chile y Estados Unidos siguen estudiando las repercusiones de este acuerdo y Brasil duda de los beneficios que puedan ganar los consumidores.

Por ahora, México echa hacia adelante a AT&T en su intención de comprar Time Warner en 85,400 millones dólares y crear un gigante de las telecomunicaciones y contenidos que atienda a 95 millones de usuarios móviles sólo en Estados Unidos y poco más de 12 millones en el país, más los que ya atiende Time Warner en contenidos en otras partes del mundo.

AT&T tiene distribución directa al usuario en dispositivos móviles y banda ancha en Estados Unidos, así como en servicios móviles en México y televisión de paga en el resto de América Latina con DirecTV.

Consultada sobre el tema, AT&T envió una comunicación a este medio:

"Apreciamos el trabajo realizado por el IFT y la Cofece para analizar y autorizar la adquisición de Time Warner por parte de AT&T. El IFT dio a conocer una serie de condiciones a las que está sujeta esta transacción, orientadas a mantener y fomentar la competencia en el sector. Dichas condiciones no contemplan una separación estructural o procesos de desinversión de las compañías. En contraste, establecen mecanismos para que los negocios de Time Warner, Sky México y HBO LAG mantengan operaciones independientes, como lo han venido realizando. Se conserva el derecho de nombrar consejeros ante el consejo administrativo de Sky Mexico, pero se deberá cuidar que éstos no estén involucrados en las operaciones de Time Warner respecto a programación de video con operadores de televisión de paga en México".

undefined

[email protected]