El cuerpo legislativo demócrata en el Congreso de los Estados Unidos manifestó sus simpatías para avanzar con la aprobación del nuevo tratado comercial de América del Norte, conocido en México como T-MEC, por la promesa verbal del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador de impulsar una serie de normativas que refuercen los derechos laborales de los trabajadores mexicanos.

Durante la visita de una delegación de representantes del Partido Demócrata al presidente mexicano hace unos días, AMLO prometió además que su gobierno destinaría recursos económicos para garantizar el cumplimiento de las disposiciones establecidas en el T-MEC en la materia, una promesa que animó a los demócratas a llevar la discusión y aprobación del nuevo pacto comercial de Norteamérica al pleno del Congreso estadounidense.

“Estábamos buscando una serie de garantías. Esas garantías fueron verbalizadas y ahora esperamos que puedan ponerse por escrito”, dijo el presidente del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes, Richard E. Neal, en una entrevista después de regresar del viaje de dos días a México con otros cuatro demócratas, según recogió el periódico Los Angeles Times.

López Obrador también acordó proporcionar fondos para impulsar las inspecciones, así como los tribunales que resuelven las disputas laborales, dijo Jimmy Panetta, otro de los legisladores demócratas que recién visitaron México.

"El presidente mexicano demostró su compromiso no sólo con los estándares laborales y con su ejecución, sino también con el presupuesto para ello", dijo.

 

 

Las garantías llegaron durante una reunión de 90 minutos entre López Obrador, los secretarios de Hacienda y del Trabajo, y cinco legisladores demócratas del Congreso de Estados Unidos. La delegación incluía a Neal y Panetta, así como a los representantes Jimmy Gómez, Dan Kildee y Bill Pascrell Jr.

Los demócratas insisten en que los trabajadores mexicanos deben contar con el derecho a organizar sindicatos y a celebrar elecciones libres sobre éstos. También quieren que los nuevos requisitos laborales estén sujetos a inspecciones independientes.

El tema laboral, junto con asuntos relacionados con el sector farmacéutico, es uno de los puntos medulares a resolver para que los demócratas destraben la aprobación del T-MEC en Estados Unidos, pese a que en México dicho tratado fue validado hace un año por el Senado mexicano.

Antes de firmar cualquier asunto sobre el T-MEC, el legislador Neal dijo que los demócratas consultarían con los sindicatos laborales de Estados Unidos, una circunscripción democrática clave, sobre sus opiniones en materia laboral, por lo que no debe considerarse una pronta aprobación del T-MEC o USMCA en pocas semanas, inclusive meses, escribió Los Angeles Times.

Sin embargo, el camino del T-MEC para su ratificación en Estados Unidos, será significativamente más posible con las concesiones de México, suponiendo que las garantías de Andrés Manuel López Obrador se establezcan por escrito, como solicitaron los legisladores demócratas.

El viaje de los congresistas a México se produjo casi un año después de que Trump y los líderes de México y Canadá firmaron el nuevo pacto comercial. El Congreso no ha aprobado el acuerdo y la presidenta Nancy Pelosi, de extracción demócrata, ha comentado que no se someterá a votación en la Cámara de Representantes al T-MEC, hasta que se resuelvan las preocupaciones sobre derechos laborales.