La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) aplicará sanciones por 250,000 pesos a 22 empresas distribuidoras de gas LP que se negaron a las visitas de verificación en las que se buscaba revisar las básculas para el pesado de cilindros y la calibración de los mecanismos de despacho en autotanques (pipas); además, colocó 68 sellos de suspensión por prácticas indebidas como vender cilindros con peso incompleto; negarse a la verificación y no entregar notas de compra.

Mediante un comunicado, la Profeco explicó que se alistan denuncias penales en las gaseras que se negaron a ser verificadas con base en el Artículo 253 Fracción III del Código Penal Federal por la presunción de no entregar litros completos. Su sanción podría alcanzar hasta 10 años de prisión y multas de hasta 8.2 millones de pesos.

En materia de gas LP, la Profeco tiene atribuciones para revisar en el caso de los cilindros: que el camión tenga colocados los precios a la vista, que los cilindros pesen lo que tienen que pesar y tengan las condiciones de seguridad para su venta. En el caso de las pipas destinadas a la venta para uso doméstico en tanques estacionarios, verifica que se encuentre el precio a la vista y que los mecanismos de despacho estén debidamente calibrados.

En las últimas 48 horas, la Profeco ha verificado 26 distribuidoras de gas LP, 49 pipas y 436 básculas, además de 14 vehículos para la venta a través de cilindros. Según el nuevo esquema de liberalización, a partir del 1 de enero, las gaseras deben informar sus precios a la Comisión Reguladora de Energía.

[email protected]