Por tercer trimestre consecutivo, el Índice Global de Productividad Laboral de la Economía (IGPLE) reportó una disminución, con base en horas trabajadas, de -0.2% en comparación con el trimestre inmediato anterior, con cifras ajustadas por estacionalidad, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Por grupos de actividad económica, la Productividad Laboral en las actividades secundarias se redujo 0.8% y en las terciarias 0.1%, en tanto que en las actividades primarias aumentó 0.4 por ciento.

Por sector de actividad y con series desestacionalizadas, el Inegi informó que durante el primer trimestre del presente año la Productividad Laboral con base en horas trabajadas en las empresas constructoras se elevó 0.8% y en los establecimientos manufactureros lo hizo en 0.2% frente al trimestre precedente.

Cabe destacar que desde el tercer trimestre del 2017, el Índice de Productividad Laboral ha mostrado una disminución, en ese caso de 0.2; para el cuarto trimestre de ese mismo año -0.1, y en los meses de enero-marzo nuevamente de -0.2 por ciento.

En las empresas del comercio al por menor la Productividad Laboral creció 1.3%, mientras que en las del comercio al por mayor retrocedió 0.1%; por su parte, en las de servicios privados no financieros permaneció sin variación respecto a la del cuarto trimestre del 2017.El Inegi detalló que el Costo Unitario de la Mano de Obra por hora trabajada en las empresas constructoras se redujo 0.7%; en contraste, en los establecimientos manufactureros subió 0.5% en el primer trimestre del 2018 con relación al trimestre anterior.

Con base en el personal ocupado, el Costo Unitario de la Mano de Obra en las empresas de comercio al mayoreo y al menudeo descendió 0.3 y 0.7%, respectivamente.

Por su parte, en las empresas de servicios privados no financieros se incrementó 0.4% en el periodo de referencia, con cifras ajustadas por estacionalidad.

José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y Crecimiento Económico, comentó que es evidente un freno en la industria manufacturera del país, y esa “desaceleración en parte es atribuible a la ruptura de la sincronía existente entre los ciclos de Estados Unidos y México en dicho sector”.

De la Cruz sostuvo que es importante “potenciar el contenido nacional de las exportaciones de las manufacturas y el encadenamiento productivo del sector, ello se traduce en mayor valor agregado y por tanto en crecimiento económico”.

Cabe destacar que la medición de la productividad laboral permite conocer y evaluar la eficiencia del aporte del factor trabajo al proceso productivo.

pmartinez@eleconomista.com.mx