El Consejo Laboral del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) se reunió este martes por primera vez. En sesión pública en línea, y sin la presencia de secretarios o ministros, funcionarios  representantes de los tres países enfatizaron que siguen muy de cerca la actividad sindical y la implementación de la reforma laboral en territorio mexicano.

En el encuentro, abierto a organizaciones de defensa de los derechos laborales, sindicales y empresariales, los temas que se desarrollan en México acapararon la mayor parte del tiempo. Por ejemplo, la eliminación del trabajo infantil, la democracia sindical y las personas trabajadoras migrantes. 

Por la mañana, el Consejo sesionó en privado. “Hubo un debate” sobre las medidas para combatir y erradicar el trabajo forzoso, informó Josh Kagan, el encargado del tema laboral de la Oficina del Representante de Comercio de Estados Unidos (USTR, por sus siglas en inglés). 

“Hablamos de la implementación, de la reforma laboral en México, de los pasos futuros y de los éxitos conseguidos”, así como de los mecanismos para ayudar a este país en ese proceso, abundó. Según Thea Lee, subsecretaria adjunta de Asuntos Laborales del Departamento del Trabajo estadounidense, el gobierno de Joe Biden ha destinado 10 millones de dólares específicamente para fortalecer los derechos sindicales en este país.

América del Norte está en un momento inmejorable para avanzar en esta agenda, dijo Alejandro Encinas Nájera, titular de la Unidad de Política Laboral y Relaciones Institucionales de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS). “Atravesamos por una de esas coincidencias que no suelen aparecer con frecuencia en la historia: que los tres países están siendo gobernados por fuerza prosindicatos y protrabajadores”.

El gobierno mexicano adelantó que, a partir del proceso de legitimación del contrato colectivo de trabajo (CCT) en la planta de General Motors en Silao, la STPS prepara una actualización al protocolo. Esteban Martínez, titular de la Unidad de Enlace para la Reforma al Sistema de Justicia Laboral, dijo que los inspectores tendrán mayores facultades. Además, prohibirán los recuentos parciales de votos.

Por la tarde, el Consejo se volverá a reunir a puerta cerrada. “Vamos a debatir el Mecanismo Laboral de Respuesta Rápida (MLRR)”, indicó Josh Kagan. Bajo ese instrumento hay pendientes dos quejas de Estados Unidos, una contra General Motors en Silao y la otra, contra Tridonex en Matamoros. Ambos casos son por violaciones a los derechos sindicales.

También hablarán sobre trabajadores migrantes, un tema crítico, a decir del funcionario, y por el cual México ha interpuesto una queja contra Estados Unidos. Al final de esta jornada, los tres gobiernos emitirán una declaración conjunta.

kg