El Tren Maya resultó de gran atractivo entre constructoras nacionales e internacionales. El Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) recibió 14 propuestas de consorcios interesados en desarrollar el primer tramo (Palenque-Escárcega), las cuales van de 14,993.9 millones de pesos (presentada por el tabasqueño Grupo Vázquez del Sur y Rubau, entre otras empresas) hasta 26,588.2 millones de pesos (del grupo liderado por Omega Construcciones Industriales).

En dicho concurso destaca la participación de tres empresas chinas con experiencia en el sector ferroviario, una de ellas es China Railway Construction Corporation, que se volvió a unir a la mexicana Constructora y Edificadora GIA+A (antes lo hizo en el consorcio chino-mexicano que se adjudicó el Tren México-Querétaro, al que luego de ser asignado se revocó el fallo) para entregar una proposición económica de 17,149.9 millones de pesos.

El fallo está previsto para el 23 de abril con la finalidad de iniciar obras siete días después, si la contingencia sanitaria por el covid-19 lo permite.

Entre los consorcios que entregaron información está el que hicieron Operadora Cicsa y FCC Construcción (que muestran el interés del empresario Carlos Slim, y consideró hacer los trabajos por 20,231.5 millones de pesos), el de ICA, algunas de sus filiales e Impulsora de Desarrollo Integral, que ofertaron 16,582.7 millones de pesos, el de Copasa, Pinfra y Caltia por 17,849.8 millones de pesos y el de Caabsa (que no concretó asociación con OHL para este concurso), y de Track Speq y Construcciones y Maquinarias SEF, quienes consideraron desarrollar el tramo uno por 18,559.8 millones de pesos. Los trabajos a realizar en el tramo Palenque-Escárcega incluyen: elaboración del proyecto ejecutivo, suministro de materiales y construcción de plataforma y vía correspondientes.

Tren interesó a chinos

Debido a que los procesos de licitación de los primeros cuatro tramos del tren ocurren al mismo tiempo de la contingencia sanitaria, diversas voces del sector privado sugerían al gobierno que se pospusiera el proyecto para utilizar los recursos públicos en apoyo a las empresas que resultarán afectadas.

El gobierno federal decidió no parar los concursos porque el inicio de obra “ayudará a reactivar la economía”.

Otras empresas asiáticas interesadas en la obra son China Communications Construction Company, que se unió a Mota-Engil y Grupo Cosh con una oferta de 15,538.1 millones de pesos, y China Railway International Group, que hizo alianza con Grupo Industrial Rubio y Consorcio de Ingenieros Constructores y Consultores, y su propuesta es por 19,365.1 millones de pesos.

La firma mexicana La Peninsular Compañía Constructora (que también estuvo en el consorcio ganador del tren México-Querétaro y en un tramo del Tren México-Toluca) se unió a Camargo Correa Infra y Construcciones y Dragados del Sureste con una oferta de 16,065.9 millones de pesos.

El titular de Fonatur, Rogelio Jiménez Pons, estimaba la participación en esta licitación de cinco o seis consorcios, y la cifra fue superada.

[email protected]