Este miércoles, el pleno de la Cámara de Diputados aprobó con 301 votos a favor de Morena y sus aliados del PT, PES y PVEM, 147 en contra del PAN, PRI, MC y PRD y 2 abstenciones, modificaciones al Artículo Décimo Tercero Transitorio de la Ley de Hidrocarburos y con el cual se busca dejar sin efecto la facultad otorgada a la Comisión Reguladora de Energía (CRE) para sujetar a principios de regulación asimétrica las ventas de primera mano de hidrocarburos, petrolíferos o petroquímicos de Pemex.

El dictamen, remitido al Senado para su análisis y aprobación, establece que, “al haberse logrado una mayor participación de agentes económicos que propicien el desarrollo eficiente y competitivo de los mercados se dejará sin efectos la facultad otorgada a la Comisión Reguladora de Energía para sujetar a principios de regulación asimétrica las ventas de primera mano de hidrocarburos, petrolíferos o petroquímicos, así como la comercialización que realicen personas controladas por Petróleos Mexicanos o sus organismos subsidiarios”.

Al tiempo que se indicó que la enajenación que realicen Petróleos Mexicanos, sus empresas productivas subsidiarias, o una persona moral, por cuenta y orden del Estado, será considerada como comercialización en términos de lo establecido por la Ley de Hidrocarburos y sus Reglamentos, por lo que se deberán observar los principios de generalidad y no indebida discriminación previstos en la misma.

Durante la discusión, legisladores de Morena consideraron necesario que Pemex compita en igualdad de condiciones, pues, según la diputada Beatriz Silvia Robles Gutiérrez (Morena), lo dispuesto en el transitorio décimo tercero ha quedado obsoleto, al cumplir con su objetivo, por lo que por el bien del sector es necesario que se deje de limitar a Pemex de manera injusta y que compita en igualdad de condiciones.

El diputado panista César Raymundo Gómez García, advirtió que la reforma es inconstitucional y afecta la inversión privada, ya que atentan contra los derechos de propiedad, cuidado al medio ambiente y salud de los ciudadanos.

Asimismo, continuó, es un retroceso en materia de transición energética y pone en riesgo la inversión privada en el sector y los tratados comerciales, ya que Pemex se encuentra en bancarrota. “Mienten al decir que no buscan crear monopolios en este mercado”.

Mientras que la diputada del PRI, Soraya Pérez Munguía, puntualizó que este dictamen es parte de la contrarreforma energética, la cual otorga mayores privilegios a Pemex. Las modificaciones “nos deja pensar que la paraestatal irremediablemente será un agente monopólico del mercado”

Subrayó que estos cambios afectarán la ruta de crecimiento y la estabilidad y confianza de la inversión, toda vez que “las decisiones por capricho le hacen daño a México”.

El diputado priista, Enrique Ochoa Reza, indicó que la modificación dará pie a un aumento los precios de la gasolina, diésel y combustibles, debido a que se quita la regulación asimétrica que existe en el país, por lo que su voto sería en contra y pidió hacer un alto y consultar a la Cofece respecto a cuál es el mercado competitivo del sector.

El dictamen incluye que en su régimen transitorio, se estipula un plazo de 30 días naturales a partir de la entrada en vigor del decreto, para que la CRE deje sin efectos los acuerdos, disposiciones administrativas de carácter general, resoluciones y lineamientos relacionados con la imposición de principios de regulación asimétrica a Petróleos Mexicanos y sus organismos subsidiarios, bajo la atribución concedida por la disposición transitoria que se reforma en el presente decreto.

El documento avalado también establece que se busca el máximo factor de producción de los hidrocarburos y petrolíferos, garantizando el suministro de los mismos, en beneficio de las y los mexicanos.

Lo anterior, añade, con la finalidad de lograr la seguridad y soberanía energéticas para contribuir al desarrollo nacional, teniendo como referencia que Pemex es una empresa productiva del Estado mexicano.

maritza.perez@eleconomista.mx