Guadalajara, Jal. La reforma a fondo para el campo mexicano que el presidente Enrique Peña Nieto prometió para el 2014, deberá ser una reforma agroalimentaria con la tónica de una política de Estado , manifestó el industrial jalisciense y presidente de la Comisión Internacional del Huevo, César de Anda Molina.

Indicó que dicha reforma debe considerar como objetivos que la actividad agroalimentaria crezca 50% más que el resto de la economía por los próximos 10 años, y que la inversión anual en el sector sea, cuando menos, de 4,000 millones de dólares anuales entre recursos públicos y privados.

México debe considerarse en 10 años una de las potencias exportadoras de alimentos terminados, jugando en las ligas de Estados Unidos, Brasil, Argentina, Tailandia, Ucrania y China , sostuvo uno de los cinco mexicanos que en la actualidad presiden organismos mundiales.

Añadió que, con la reforma en cuestión, México debe fijarse metas como: coadyuvar a sacar del índice de pobreza a 20 millones de mexicanos en 10 años y ser líderes mundiales en producción y valor agregado de cuando menos cinco productos agropecuarios .

Ajustarse al mercado presente y futuro

Para César de Anda, la reforma debe incluir lo que llamó dos grandes motivadores , el primero de los cuales es agua y medio ambiente y, el segundo, el mercado.

Es necesario producir lo que los mercados demanden. Por tal motivo, debe ser una reforma dirigida por las tendencias de los consumidores de hoy y del futuro .

Añadió que la exportación debe ser una constante obligatoria y se deben establecer las políticas de Estado en función de un plan de largo plazo de exportación de alimentos terminados y con marca.

Que no toque sólo a la Sagarpa, piden

En tanto, Francisco Mayorga Campos, director de Agronegocios Nueva Galicia y ex Presidente de Jóvenes Empresarios del Consejo Agropecuario de Jalisco, propuso ir más allá de una simple modificación al manejo presupuestal de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) y abocarse en atender asuntos prioritarios como infraestructura, manejo de riesgos y seguridad.

Refirió que si no se tiene una cimentación basada en los tres pilares anteriores, es difícil construir en el campo mexicano.

Lamentablemente, hay todavía una influencia muy grande del crimen organizado en estados como Michoacán, Guerrero, incluso en el norte , añade.

Además, dice que una reforma a fondo , como la que ofreció el Mandatario, debe incluir una vinculación del campo con la industria alimenticia y restaurantera para saber qué es lo que está demandando el consumidor y cómo se puede adaptar el productor a esas demandas .

Mayorga destacó asimismo la necesidad de priorizar el tema sanitario, ya que problemas como la presencia del clembuterol en la carne que se produce en Jalisco nos ha cerrado muchas puertas y muchos mercados en otros países porque ya es casi una práctica generalizada .

[email protected]