La Cámara Nacional de la Industria del Hierro y del Acero (Canacero) considera que la aprobación de la Ley de Transición Energética (LTE) en los términos en que fue aprobada por la Cámara de Diputados representa un alto riesgo para la competitividad de la industria.

Según la Canacero, en un criterio que se comparte con la Concamin, el efecto de la LTE implica un aumento importante en los costos de electricidad. Además impone compromisos mucho mayores para México a los que toman países como China y Estados Unidos, que contaminan más y tienen mayores industrias.

Se deben diferir las metas de cumplimiento expresadas en el proyecto, así como reducir las multas relacionadas a la obligación de contar con certificados de energías limpias (CEL) , afirman.

En particular, el consenso de los sectores productivos involucrados se expresa por establecer salvaguardas que garanticen y brinden certeza a la industria nacional para cumplir con los porcentajes de energía limpia contemplados en el propio proyecto de ley , indica la Concamin.

La Canacero refiere que las metas de energías limpias de la LTE derivan en un nivel de emisiones para México significativamente menor al de Estados Unidos, tras el Clean Power Plan, y muy por debajo de los compromisos de emisiones que está tomado China. Estas metas tendrán un impacto negativo en la competitividad de la industria mexicana frente a nuestros principales competidores, aun cuando ya generamos menos emisiones , explica.

Actualmente, México despide 1% del total mundial de emisiones de CO2 y China inunda de acero el mundo en condiciones de competencia desleal, emite 26%, y Estados Unidos, 15 por ciento.

Desde su perspectiva, el privilegiar las energías limpias y subutilizar ciclos combinados eficientes impactará el costo de la electricidad en 10%, equivalente a 2,200 millones de dólares por año, más las penalizaciones que implica un posible aumento en el costo de la electricidad de entre 20 y 80% en las tarifas actuales.

La Canacero propone que se le dé al gas natural un rol como combustible de bajas emisiones para acceder a mecanismos de cumplimiento en la LTE, permitiendo cumplir con nuestros compromisos internacionales, bajar las emisiones y mantenerlas por debajo de los compromisos que están tomando Estados Unidos y China, entre otras medidas.

Disminuir las emisiones es importante y necesario para el futuro, pero a valores acordes a nuestra realidad y considerando la mezcla de energéticos y el esfuerzo y sacrificio de la comunidad internacional. Tenemos un subsuelo rico en gas, una energía menos contaminante que otros combustibles fósiles, algo que es reconocido mundialmente como un factor de competitividad de México , indica.

[email protected]