Petróleos Mexicanos fue infectada el domingo 10 de noviembre por un software malicioso conocido como ransomware. Los hackers piden rescate en bitcoins.