Francia y otras naciones de la UE amenazaron con no ratificar uno de los mayores acuerdos comerciales del mundo, a menos de que Brasil haga más para combatir los incendios en la selva amazónica.

En el marco de la Cumbre del G7 que se realiza en Francia, el presidente Emmanuel Macron dijo que su par brasileño, Jair Bolsonaro, había “mentido” sobre sus promesas ambientales. El tema salió a flote durante la reunión, en la que los líderes mundiales consideraron que la tragedia que se vive en el Amazonas debía ser discutida con urgencia en la cita del fin de semana. Con ello, se pone en riesgo el recién alcanzado pacto comercial entre la UE y el Mercosur, que estuvo en negociaciones por más de 20 años.

Otras reacciones

Irlanda también cuestionó el acuerdo comercial de la UE con el Mercosur, que está dominado por Brasil. Finlandia, que ocupa la presidencia rotativa de la UE, pidió al bloque que examine la posibilidad de prohibir la carne de vacuno brasileña.

Sigrid Kaag, ministra de Comercio de Holanda, dijo que la UE debería usar el acuerdo del Mercosur para “ejercer presión, si es necesario”, sobre los gobiernos de la región.

“Necesitamos ser inteligentes y estratégicos al respecto”, dijo Kaag. “Es absolutamente trágico ver lo que está sucediendo”.

Días antes, Bolsonaro acusó al presidente galo de tener una mentalidad colonial y dijo que buscaba “ganancias políticas personales” a expensas de Brasil y los otros países de la Amazonia.

La disputa intensificó la tensión política sobre los miles de incendios en la Amazonia. Según datos satelitales del propio gobierno brasileño, el número de brotes en lo que va del año ha llegado a más de 74,000, 84% más que en el mismo periodo del año pasado y el más alto desde que comenzaron los registros en el 2013.

En el palacio del Elíseo, dijo: “Dada la actitud de Brasil en las últimas semanas, el presidente de la república concluye que el presidente Bolsonaro le mintió en la cumbre (del G20) de Osaka.

“El presidente Bolsonaro ha decidido no respetar sus compromisos sobre el clima ni tomar medidas sobre la biodiversidad”, dijo. “En estas condiciones, Francia se opone al acuerdo del Mercosur”.

Leo Varadkar, primer ministro de Irlanda, acusó a Bolsonaro de un intento “orwelliano” de culpar a las organizaciones no gubernamentales-ambientales por los incendios, tras sospechar que podrían estar involucradas.

Luxemburgo también quiere congelar su participación en el acuerdo comercial.

“El ministro (de Relaciones Exteriores y Europeas) Jean Asselborn propondrá en el próximo Consejo de Gobierno congelar la decisión relativa a la firma del acuerdo”, indicó un comunicado de su cartera publicado este domingo. La reunión de gobierno está prevista para principios de septiembre.

Por su parte, España y Alemania se mostraron opuestas a un bloqueo de este acuerdo.

Concluido a finales de junio pasado, tras 20 años de discusiones entre los dos bloques, el acuerdo UE-Mercosur ha sido fuertemente criticado por numerosas ONGs, que consideran que la política de Bolsonaro favorable a la agroindustria conlleva la destrucción de la Amazonia. (Con información de AFP)