Aún es “pronto” para medir el impacto que traerá la imposición de aranceles al acero y aluminio; sin embargo, los puestos de trabajo, las revisiones salariales y la operación misma de las empresas están en riesgos latentes, coincidieron líderes sindicales agrupados a la nueva Unión Nacional de Sindicatos Minero-Metalúrgicos y Metal-Mecánicos (Unasim), que representa 90% de los trabajadores del sector en el país.

En conferencia de prensa, los líderes Carlos Pavón Campos, secretario general del Sindicato de Trabajadores Mineros Metalúrgicos Frente; Javier Villarreal Gámez, secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de las Industrias Minero Metalúrgicas CTM, así como los cetemistas Tereso Medina y José Luis Carazo sostuvieron que es indispensable crear una nueva Unión para enfrentar los conflictos del sector.

Con relaciones laborales con empresas como Peñoles, Altos Hornos de México y Grupo México, los mineros de la naciente agrupación Unasim indicaron que “sabemos que ahora las empresas están midiendo los impactos, tratando de reducir costos y buscando la manera de solventar esto. Hasta ahora no nos han anunciado que vaya a haber recortes. Esperamos que las acciones del gobierno lleven a desaparecer el arancel”, dijo Villarreal Gámez.

Agregó que “usar subsidios es la última medida emergente, aún hay acciones que puedan generar una reacción para que en el menor tiempo posible se revierta la decisión del gobierno estadounidense”, puntualizó. Villarreal Gámez dijo que “México debería encabezar una gran alianza con Canadá, Europa e incluso China para defenderse de estas medidas”.

Por otro lado, los más de 300,000 trabajadores que representan las 10 organizaciones sindicales en la Unasim buscarán que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el Instituto Nacional del Fondo para la Vivienda de los Trabajadores (Infonavit) así como las juntas de Conciliación y Arbitraje sean resignados y reiterados al líder actual de los mineros, Napoleón Gómez Urrutia, pues “él no tiene la representación mayoritaria y por tanto no tienen derecho a la asignación de esos lugares como representante de los trabajadores”, expuso Pavón Campos.

pmartinez@eleconomista.com.mx