El laboratorio israelí de medicamentos genéricos Teva pagará una multa de 519 millones de dólares por sobornos pagados en México, Rusia y Ucrania, informó el departamento estadounidense de Justicia.

Teva y sus subsidiarias pagaron millones de dólares en sobornos a funcionarios oficiales en varios países, e intencionalmente dejaron de implementar un sistema interno de control que impediría los sobornos , indicó en una nota Leslie Caldwell, la Fiscal General Adjunta.

De acuerdo con los documentos, en el caso de México el laboratorio admitió que su subsidiaria local permitió el pago de sobornos a médicos empleados por el gobierno por lo menos desde el 2005 para que prescribieran el medicamento Copaxone.

Ejecutivos de Teva en Israel responsables del desarrollo de los programas anticorrupción en la empresa desde el 2009 sabían de los sobornos pagados a médicos en México. Sin embargo, aprobaron políticas y procedimientos , mencionó el departamento.

Las autoridades estadounidenses añadieron que la subsidiaria Teva Russia pagó sobornos a funcionarios gubernamentales de alto nivel de gobierno ruso para influenciarlos a que usen su autoridad y aumentar las ventas de su medicamento contra esclerosis múltiple, Copaxone .

Esos medicamentos eran adquiridos por el ministerio ruso de Salud en remates anuales, en momentos en que el gobierno ruso precisamente buscaba reducir los valores utilizados en medicamentos producidos en el exterior y altamente costosos, como el Copaxone. Merced a esos sobornos, entre el 2010 y el 2012 la empresa israelí obtuvo beneficios por más de 200 millones de dólares solamente con las ventas de Copaxone a Rusia.

La empresa admitió también haber pagado sobornos a un alto funcionario del ministerio de Salud de Ucrania responsable por la autorización al registro de los medicamentos de Teva.

Para cerrar los casos por estos sobornos, la empresa acordó pagar una multa de 283 millones de dólares y una restitución de 236, elevando el total de las multas a 519 millones de dólares, informó el Departamento de Justicia.

La empresa sostuvo que en el 2012 inició una investigación interna al filtrarse los primeros detalles sobre los sobornos, y aseguró que ninguno de los empleados que participaron de esos pagos está ya en la compañía.

El presidente de la firma, Erez Vigodman, dijo que la conducta había sido lamentable e inaceptable , pero aseguró que la empresa actualmente es una compañía diferente .